Ecualízame esto

Estándar

Les elecciones que vienen van ser, según dicen, les definitives. Nun s’especifica en qué sentíu van ser definitives, pero caún supón el d’él y, de xuru, acertará. Na intimidá de les sos moliciones, Rajoy verá pasar tola so vida política per delantre, probablemente’l biopic más aburríu de ver si nun ye ún el protagonista, y sentirá, seique, que pue xugar una prórroga y, con un poco de suerte y otro poco d’abstención, nun pasar a penaltis. Pa Pedro Sánchez y Albert Rivera ye, a priori, una mala noticia, porque van tener que pasar fuera de la caxa más tiempu del previstu y eso a nengún xuguete-y sienta bien, cuantimás si la so finalidá ye facer guapo nel armariu d’un coleccionista. IU y Podemos, bien, en xeneral. La familia bien tamién. El tiempu, regular.

A efectos prácticos, tocante a cómo organizar ún la so cotidianidá y los decibelios del entornu hasta que pase’l 26 de xunu, pue prevese una campaña onde’l mieu y l’entusiasmu van tener que convivir cola dexadez y la frustración, lo que vien a ser tanto como asumir que siguimos n’estáu d’intriga y plasmu, unos por mor de lo mucho que cambió la sociedá estos años y otros por culpa de que la sociedá nun cambió tanto como ellos esperaben. Lóxicamente, los fans del bipartidismu rogarán por confirmar en xunu que’l réxime nun taba muertu, solo apigazando, y qu’hai vida depués de la siesta. Del otru llau de la trinchera, viviráse la esperanza de ver por fin al bipartidismu non solo contra les cuerdes sinón enriba la lona. Pero en dambos dos llaos del frente xeneracional va ser difícil evitar un tastu amargu: nada nun va ser igual si’l bipartidismu se recupera, pero tampoco si cai va ser too tan diferente como cuidábemos hai unos meses.

Con too y con ser un elementu fundamental pa entender les aristes del cambiu social, nun ye’l bipartidismu la pieza clave na evolución de la cosa pública española. Si lo fuera, ¿cómo esplicar que l’artillería apunte solo contra Podemos envede apuntar, a la vez, contra Podemos y Ciudadanos? La demonización de Podemos, por muncho qu’empecemos a vela como un ingrediente normal y normalizáu d’esti procesu, nun ye nin lo primero nin lo segundo, y tamién indica que lo que les elites traten de blindar nun ye’l mapa de redes clientelares de PP y PSOE sinón unos intereses que puen convivir fácilmente col concursu de Ciudadanos (igual que toos estos años convivieron perfectamente con CiU en Cataluña y col PNV nel País Vascu). Solo nos requexos menos ventilaos de los dos grandes partíos suañen los androides con oveyes eléctriques, ello ye, con una prollongación artificial de la so utopía panameña. El restu yá se fixo a la idea de qu’hai que cambiar les cortines de la transición, y igual tamién les ventanes y retocar un poco la pintura del techu, anque’l naranxa quede un poco fuerte pa una casa tan blanca y tan pura. El morao, en cambiu, conozse que ye más peligrosu que l’amianto. D’ehí que nun vaya a abocanar mañana esi runrún constante contra Podemos: si al PSOE-y funcionó alcuando la consigna “que vien la derecha”, al PP y a Ciudadanos pue beneficialos la correlativa “que vienen los comunistes”; ta por ver cómo va articular el PSOE esti ingrediente nel so relatu de campaña, una y bones hasta agora taba esplotando’l potencial desmovilizador de la indefinición de Podemos na exa esquierda-derecha.

Equí ta’l drama pa Pedro Sánchez: ¿cuánta esquierda pue denunciar en Podemos ensin ser víctima del efectu boomerang? Si’l PSOE se posiciona mui pa la esquierda, por muncho que llogre destacar les abundantes concesiones de Podemos y allegaos, nun va ser fácil que lu vea naide como’l cume del bolxevismu, nin siquiera de la socialdemocracia (les llinies coloraes que trespasó Podemos nes sos renuncies yá les crució’l PSOE de llargo hai munchu tiempu), y pue llevar más d’un renegral por aciu del fueu amigu-enemigu de Ciudadanos-PP. Pela cueta, si se suma a la estratexa mediática de sacar a Pablo Iglesias tan manzorgu que paeza Kim Jong-Un, el PSOE va perder l’apoyu d’esi sector de votantes que, a fuerza de votar esquierda deshidratada, va preferir la deshidratación de Podemos primero que’l refrescante, húmedu y xugosu, pero mui de dereches, refrescu de naranxa de moda en Ferraz. Cualquier movimientu na exa esquierda-derecha ye un mal movimientu pal PSOE, tanto los qu’él faiga como los que-y vengan impuestos pol desplazamientu del tableru. Curiosamente, el PSOE ye agora’l más interesáu n’esplotar esa centralidá del tableru que tanto criticó, anque tenga vedao mandase del elementu principal d’esi conceptu, a saber, l’apelación al común, a les víctimes de la crisis, mientres siga posicionándose del llau de los sos beneficiarios.

¿Cómo va facer el PSOE  pa ecualizar esi ruíu mediáticu? La única salida, pamidea, ye que nun faiga nada: quedar, como Rajoy, a veles venir, y apostar, tolo más, por ridiculeces como esa de la pinza Podemos-PP que, nun entornu tan polarizáu, solo pue beneficiar a Podemos y al PP. Podemos yá-y quitó al PSOE tolo qu’esti podía vender: populismu, responsabilidá, modernez, los tres pegoyos de la retórica felipista son agora padremuñu de Podemos. Quéda-y a Pedro Sánchez sopelexar una bandera d’España más grande que la de Rajoy, pero con tientu, que tamién ehí, a poco que la ximielgue, queda ensin ella.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s