El Ojo Vago, en la Semana Negra

La Semana Negra de Xixón es una ciudad dentro de la ciudad, de modo que si el próximo lunes, 11 de julio, presentamos allí El ojo vago no es exactamente una repetición, sino más bien una reescritura.

Será a las 21 horas, en el Espacio A Quemarropa, y estará Ignacio del Valle a los mandos de la aeronave.

Anuncios

El tanque y el ultraligero

Recuerdo con toda claridad el primer concierto de Manta Ray al que asistí. Fue en un tugurio de San Xuan de Nieva, allá por 1994 o 1995, y fue un auténtico espanto.

Aquella experiencia me traumatizó, de algún modo, porque no quise volver a oír hablar de aquellos tipos hasta que, años más tarde, mi amigo Carlos Serrato me lo afeó: “Eres asturiano y pasas de la mejor banda de rock asturiana de todos los tiempos. Increíble”. Vivíamos en La Línea de la Concepción. Carlos y yo compartíamos, en lo esencial, una misma herencia musical. Dejé a un lado mis prevenciones iniciales y volví a Manta Ray. Creo que nunca le di las gracias a Carlos por aquella filípica.

En aquel memorable concierto de San Xuan de Nieva, el guitarrista de Manta Ray era Nacho Vegas.

Hace un año, volví a encontrarme con Carlos, en Xixón. No nos habíamos visto en muchos años, ni habíamos hablado gran cosa sobre música. Llamó y propuso que quedáramos. En El Musel. Una elección sorprendente. “¿De qué conoces tú El Musel?”, le pregunté. “De una canción de Nacho Vegas”, respondió.

La carrera de Nacho Vegas, desde que dejó Manta Ray, es de sobra conocida y goza de comentaristas e intérpretes mucho más capaces (y menos vagos) que yo. A mí me basta con reconocer, en Desaparezca aquí, uno de los cancioneros más estremecedores y brillantes que he escuchado jamás. Que esta especie de ultraligero comenzara su carrera dentro de un tanque musical como Manta Ray no es sorprendente, aunque admito que pueda ser simplemente circunstancial.

Esto no pretende ser crítica musical ni nada que se le parezca. Solo un recordatorio de que el 14 de diciembre, en la sala Acapulco de Xixón, el tanque y el ultraligero compartirán, de nuevo, escenario.

Haciendo historia.

Pionza, derviche & polar express

Ye mui d’agradecer, y más nestos tiempos, la bona acoyida que ta teniendo El príncipe derviche. Cosa sorprendente, tamién, teniendo en cuenta que se trata d’una novela con anarquistes y unicornios y, pa enriba, escrita en llingua asturiana y onde nun se diz una sola pallabra sobre Asturies, como si esti país nun esistiera (lo que la convierte, magar de los unicornios, nuna novela realista).

Pa da-y al llibru una bienllegada como tien que ser, con modales paganos y en prosa llibre y decadente, esti xueves que vien, a les 8 de la tarde, vamos tar na llibrería La Buena Letra, en Xixón, col profesor y maestru fundidor Enrique del Teso. Comprométome a poner bona cara.

Primero d’eso, y pa dir espabilando les calderes (que yá ta frío, y non solo nos termómetros), el miércoles, tamién a les 8,  tócame falar de lliteratura asturiana con Pablo Texón y Vanessa Gutiérrez nel Atenéu de Turón. Conozse que nun llevamos el tema mui preparáu, porque pa moderanos, o más bien pa radicalizanos, escoyeron a Alfredo González. Too queda en casa.

Asina anda ún: como pionza, o derviche, o polar express, o too en xunto.

Algo sobre Zuckerman

Ya está disponible el nuevo número de El Cuaderno, el primero de este segundo año de vida. Incluye unas páginas especiales sobre Nathan Zuckerman/Philip Roth en las que participan Miguel Rojo, Milo J. Krmpotic, Javier García Rodríguez y este su seguro servidor. Puede descargarse aquí, y también, a partir de la semana que viene, en la web de eldiario.es.