De los deberes (y III)

La gran diversidad de situaciones laborales, familiares, emocionales, culturales, que caracteriza a nuestra sociedad (y a cualquier sociedad del capitalismo avanzado) es fácil de observar en cualquier centro educativo, casi en cualquier ciudad o pueblo, casi en cualquier barrio o distrito. Sin embargo, la tendencia a la uniformización de hábitos escolares sigue siendo la norma. Continuar leyendo “De los deberes (y III)”

Anuncios

Vuelven los ochenta

La guerra contra la llingua asturiana tien tenío episodios vergonzosos y otros francamente divertíos. Alcuando ye difícil estremar unos d’otros y ye fácil qu’un mesmu sucesu empiece siendo una cosa y acabe siendo otra, pero asina ye como funciona la memoria humana, poniendo y quitando fierro a los drames d’a diario.

A mi esti día diome por alcordame d’aquella espresión que, según un conocíu comensal de La Nueva España, usaben los “bablistes” pa traducir l’intraducible y mui español “campo magnético”: “prau qu’atrapa”. Y tamién me dio por pensar que tanto l’inventor d’esi bilordiu como yo mesmu somos xente con poca conciencia llingüística y menos formación científica: ¿cómo se dirá n’asturiano “agujero de gusano”? La cosa ye que basta con responder “furacu de merucu” pa que perdamos de vista lo único qu’esa pregunta tien d’interesante, a saber: que la espresión ye un sinsentíu tanto n’asturiano como en castellano, y que namás el vezu d’oyir esta última en películes de ciencia ficción nos impide considerala un horror llingüísticu.

Esi ye precisamente’l significáu del términu “normalización”: volver normal (habitual) dalgo que, de mano, nun lo yera. Tocante al idioma asturianu, lo único que tenemos normalizao ye la frecuencia con que se producen episodios vergonzosos protagonizaos por dalgún intolerante de ringorrangu. Seique fuera un furacu de merucu lo que nos fixo alborecer esta selmana en 1988, cuando l’eminente llingüista Emilio Alarcos, l’eminente filósofu Gustavo Bueno y l’eminente lo que fuera Evaristo Casariego fundaron Amigos de los Bables y punxeron los sos nomes, los sos apellíos y les sos trayectories personales al serviciu de la causa contra la pantasma asturianista, qu’a xulgar polo qu’entós escribieron debía ser, pamidea, más peligrosa que l’ISIS. Sumóse-yos una estravagante tropa d’abaxofirmantes que pidíen a les autoridaes mano dura y tolerancia cero contra los “normalizadores del bable”, a los que calificaben de “abertzales desestabilizadores” (ellos, pela contra, presentábense como l’Asturies “pensante y sensata”). Como se conoz que nun pensaben facer prisioneros, sacaron tola artillería y organizaron una especie de congresu de filoloxía (pagáu con perres publiques, por descontao) que la única finalidá que tenía yera asoleyar tolos díes na prensa opiniones contraries a la normalización llingüística. De tal xeitu forzaron la máquina, qu’al cabu de cuatro díes llograron lo que nun llograren cuarenta años de dictadura: que cientos d’estudiantes irrumpieren nel paraninfu de la universidá en protesta por aquella descarada manipulación d’una institución a la que tovía se-y atribuía daquella dalgún tipu d’enclín científicu. A los estudiantes, cómo non, púnxosenos de vuelta y media, pero incluso la mayoría de los que condenaron aquella “acción incivilizada” reconoció que los Amigos de los Bables nos lo punxeren a güevu.

Esti día, a esti llau del furacu de merucu, el fíu d’aquel llingüista eminente de 1988, Miguel Alarcos, tamién profesor universitariu anque sin poder presumir, de momentu, d’un currículum pareyu al del pá, protagonizó un incidente de poca importancia que, nostante, valió pa que nos decatáremos de que ciertes contradicciones aínda nun se resolvieron. Valió, tamién, pa que dalgunos cayeren na cuenta de lo fácil que ye heredar posiciones de micropoder n’instituciones opaques como la universidá, precisamente onde más tresparentes habíen ser les normes y los vezos. Y valió pa que dalgunos nos sorprendiéremos de lo fácil que ye reproducir pautes de conducta que contábemos esclusives de los misioneros y los miembros del Fight Club de Chuck Palahniuk.

Tengo un problema colo de poner la otra mexella cuando me dan un guantazu: nun me sal solo. Necesito hores de pedagoxía pa ve-y la gracia a una actitú humildante amás d’inútil. Desque tengo usu de razón (llingüística) llevo sintiendo que si l’idioma asturianu sigue teniendo un estatutu xurídicu y social de segunda división ye por culpa de los sos defensores, que tienden a perder los nervios y a portase como “abertzales desestabilizadores” en cuenta de dialogar colos “sensatos y pensantes” enemigos de la normalización. Tenemos que facénoslo mirar, empezando polos falsos recuerdos: ¿ú la violencia exercida polos defensores de la normalización llingüística estos últimos cuarenta años? ¿Ú los dichosos “comederos del bable”? ¿Ú la cooptación de cátedres universitaries por parte del “lobby asturianista”?

Los (cada vez menos, afortunadamente) defensores d’una Asturies monollingüe y cervantina militante van tener que deprender un par de regles básiques de la convivencia ciudadana, empezando pola más cenciella: que’l que fai una acusación, el qu’insulta o difunde un bilordiu, asume, implícitamente, la carga de la prueba. Asume tamién les consecuencies que puedan derivase de facer el ridículu, y eso nun se quita por muncho que’l periódicu más lleíu en to casa salga a defendete incondicionalmente. Pero hai dalgo, amás del asturiano, que tovía nun consiguimos normalizar n’Asturies: que’l ridículu pase factura, y que’l que fai’l ridículu voluntariamente y de manera insultante nun disponga d’un espaciu acutáu onde pueda desquitase exerciendo un poder académicu que supón invulnerable. Yá valió de mirar pa otru llau y dexalo too n’anécdota.

Derecha de punta fina

Cuando la realidá se pon difícil d’entender, siempre ye útil encomendase a Forocoches. Sobre Ciudadanos atopa ún discusiones interesantes nesa nueva Atenes de la cibernética, y nun lo digo con retranca: hailes muncho más interesantes que na mayor parte de los foros de discusión onde pue ún participar ensin pagar matrícula (y hasta pagándola). Yo atopé, ente otres coses, una comparativa escelente y pertrabayada de los programes electorales de Ciudadanos y Podemos. La única tacha ye que Podemos nun tien tovía un programa electoral stricto sensu, pero sacante eso la comparativa prometía discusiones de nivel, vete a saber de qué nivel. Solo por aciu d’esa asimetría yá ganaba Ciudadanos na comparanza: de Podemos esbillárense solo les midíes más xenériques que perfilara esti partíu pa les elecciones europees, mientres que les propuestes de Ciudadanos taben actualizaes al día del post, tabulaes y numberaes. Quedaba too mui guapo. Y lo mesmo que pasaba con UPyD cuando UPyD importaba dalgo, munches d’eses midíes, bien vistíes, pintaben absolutamente defendibles. La mayor parte d’elles yeren (son) un despropósitu absolutu, pero tanto rellucíen que paecíen, cuando menos, escandinaves. Esperaba ún atopar de siguío un volume bien grande de manifestaciones de foreros posicionándose a favor de, por exemplu, la investigación médica d’enfermedaes rares, el fomentu del software llibre nes escueles o l’accesu gratuitu a los museos, midíes bien razonables y que, per otra parte, yá incluyía Izquierda Unida nel so programa en 2011. Nostante, nun me sorprendió gota que la mayoría de los comentarios s’interesaren por otru tipu de propuestes, a saber: les rellacionaes cola inmigración y los nacionalismos.

Un tema recurrente nes tertulies polítiques españoles ye l’ausencia (n’España) d’una derecha civilizada al estilu de la derecha “europea”. Cuando se diz esto, polo xeneral, naide nun ta pensando na derecha húngara, sinón más bien na francesa, y piénsase más bien nuna derecha tipu De Gaulle o Chirac, y non tanto en Maurras o Le Pen. Mientres la gran esperanza de civilizar a les dereches hispániques foi Alberto Ruiz Gallardón, alentóse nos medios la creyencia de que nel PP, como en San Agustín, habitaben dos almes, una franquista, tradicionalista y de les JONS, y otra demócrata, lliberal y europeísta. Esi mitu funcionó hasta que foi público y notorio que tamién Gallardón gastaba alzacuellos: d’otra manera nun s’esplica qu’UPyD nun perpasara al PP yá nes elecciones de 2011. Sicasí, nun hai que desdexar, como factor mui influyente nel fracasu del partíu de Rosa Díez, qu’a fuerza de defender la desapaición de les fronteres interiores dexaron abandonada la defensa de les fronteres esteriores. Que ye xusto lo que Ciudadanos ximielga como reclamu, amás d’una xenérica apelación a la rexeneración democrática que, n’España, ye tan nuevo y atrevío como reivindicar la Dama d’Elche.

Si Ciudadanos llega a tener más ésitu qu’UPyD, cosa que ta por demostrar, obtendráse pol mesmu preciu la constatación de qu’esi desiderátum d’una parte de les clases altes españoles, a saber, un partíu de dereches que nun paeza escesivamente antediluvianu, ye tanta quimera n’España como en Francia o n’Hungría: nengún proyectu qu’atente contra los intereses de les clases populares pue tener nengún ésitu a nun ser que xorrasque lo más inflamable de les pasiones sociales, yá seyan estes relixoses, identitaries o xenófobes. Lo que de momentu diferencia a Ciudadanos del PP ye qu’a los primeros nun se-yos ve la sotana. Pa tolo demás, la diferencia ye tan simple como que’l BIC naranxa escribe fino y el BIC cristal escribe normal.

Don de lenguas

Un conocido diario asturiano, de los muchos que destacan por sus contribuciones a la opinión pública y a la renovación paulatina del menaje del hogar, se hacía eco esta semana de un escándalo mayúsculo, como si esta fuese la mejor semana para generar escándalos de ningún tipo. Resulta que a un grupo de padres (y es de suponer que también madres) de alumnos de Primaria se les hace difícil entender que sus hijos tengan que optar obligatoriamente entre Llingua Asturiana y Cultura Asturiana. Conociendo la larga y acreditada trayectoria de la prensa asturiana en defensa de la lengua propia de la comunidad, podría parecer que, efectivamente, esos padres reivindican el puro sentido común: ¿cómo que opcional? ¿No deberían los niños y las niñas aprender asturiano igual que aprenden matemáticas e inglés? ¿Qué es eso de que haya que elegir, como si conocer y apreciar la lengua propia del sitio donde vives fuese un asunto de conciencia, una creencia religiosa o un deporte de riesgo? ¿Y cómo que Cultura Asturiana, así sin adherencias (se supone) lingüísticas? ¿Qué clase de juegos malabares tendrá que ejecutar quien imparta esa asignatura para amputar un ingrediente básico de la pizza cultural asturiana? Aunque, por otra parte, ¿no tienen ya los escolares asturianos una asignatura de Conocimiento del Medio? ¿Está la Cultura Asturiana excluida de ese Conocimiento, o está excluida del Medio en el que viven? Y, ya puestos, ¿es Nacho Vegas cultura asturiana? ¿Lo es Javier Bauluz? ¿Es cultura asturiana el cine asturiano?

Apeémonos ya del guindo, porque lo que venía a airear el único diario cuyo suplemento de Cultura da cobijo una hoja parroquial es otra cosa: lo que quieren esas madres es que a sus retoños no se les imponga estudiar nada que tenga que ver con lo asturiano. Defienden que les permitan elegir una segunda lengua extranjera, y lo defienden sin que nadie (al menos no el diario que les sirve de altavoz) les pregunte por qué no lo exigían antes, eso de la segunda lengua extranjera, pues en Primaria, que se sepa, hace bastantes años que la lengua asturiana es opcional, aunque hasta ahora la opcionalidad era mucho más sencilla: o asturiano, o nada.

Una vez soltada la liebre, y alertadas las masas sobre lo poco democrático de esa optatividad obligatoria, la consejera de Educación, Cultura y Deporte comparecía para explicar el porqué de esa medida, y poco más o menos le echó la culpa a una comunidad educativa de la que se autoexcluyó sin que nadie se lo pidiera (del mismo modo que nadie le había pedido que se excusara). Llevamos ya muy avanzado el año 2014, lo suficiente como para poder prescindir de argumentos favorables a la enseñanza de la lengua asturiana (quien a estas alturas no los haya entendido, o es que no quiere, o es que le importan un rábano las argumentaciones racionales), pero precisamente por llevar muy avanzado el año 2014 sí deberíamos plantearnos cómo es posible que un ejercicio de sociopatía periodística como el perpetrado esta semana por La Nueva España condicione la agenda de la consejera de Educación, Cultura y Deporte de una comunidad autónoma.

Si de veras los periódicos impresos asturianos quieren ser algo más que una versión en blanco y negro del catálogo de Mediamarkt, y si en algún momento la consejera de Educación, Cultura y Deporte decide reintegrarse en la comunidad educativa, la prueba de fuego en ambos casos podría ser la misma: bastaría con que tanto los primeros como la segunda se interesaran por las demandas de aquellas familias que quieren tener la opción de que sus hijos estudien asturiano en Educación Infantil. Y ya puestos, y si quieren traerse todos los deberes hechos, que repasen el funcionamiento del sistema educativo asturiano: así se darán cuenta de que la lengua asturiana y la segunda lengua extranjera son las opciones entre las cuales debe elegir el alumnado de Secundaria, sin que hasta el momento esa opcionalidad se haya traducido en un mayor dominio ni de la primera ni de la segunda.

Todo lo que no sea empezar por eso es simplemente promover una guerrilla de opinión cuyos objetivos tácticos siguen siendo, aún, los hablantes de asturiano. Amparándose, eso sí, en un sonrojante doblepensar que hace del verdugo un angelito y de la víctima un tirano: si tan fácil es convertir la voluntariedad en imposición, tal vez sea hora de plantearnos la obligatoriedad como la única manera de garantizar el derecho a elegir.

We’re gonna need a bigger boat

WeregonnaneedabiggerboatNo nos quedan muchas horas para liquidar definitivamente este 2012 y aun así, o precisamente por eso, me he acordado del capitán Quint relatando, en Tiburón, su luctuosa experiencia en el USS Indianapolis. La secuencia es de sobra conocida: Quint (Robert Shaw, que fue por cierto quien escribió esa escena) cuenta cómo naufragó el Indianapolis y cómo, durante cinco días, varios centenares de supervivientes fueron víctimas de los tiburones. Dice Quint que en las últimas horas, mientras por fin les iban rescatando, fue cuando más miedo pasó, y algo así me ocurre a mí con este 2012: con Rajoy pilotando el portaaviones, y con oficiales de cubierta de la talla de Gallardón, Wert, Montoro y compañía, ¿quién diría que no resulta plausible una traca final, una liquidación de todo el sadismo que les haya quedado en stock antes de la medianoche inaugural del 2013?

Ese temor es, en sí mismo, temible: síntoma de que, además de triturar derechos sociales, los chicos y las chicas del Partido Popular han logrado habituarnos al pánico (con la inestimable ayuda de los medios, y no voy a disculparme por no añadir “de derechas”). Esto ha sido un curso acelerado de doctrina del shock. Nos queda, pese a todo, el consuelo de que no han logrado hundirnos por completo, y en un arranque de optimismo navideño soy capaz de reconocer que incluso han contribuido a reactivar conciencias que parecían difuntas. Algunos (yo el primero) pensábamos que el efecto boomerang bastaría para hacerles caer y que Rajoy no llegaría a tomar estas uvas en La Moncloa. Nos equivocamos, pero insistiremos el año que viene. Y acertaremos. Aunque puede que vayamos a necesitar un barco más grande.