Surfin’ Asturies

Nun son pocos los rituales que fui abandonado colos años. Celebrar determinaes feches xuntándome con xente paecío a mi en dalgún aspectu, yera ún d’ellos. Otru consistía en pasar bien davezu un día en monte, nel cordal que separa los valles d’Ayer y Turón. Los dos los abandoné por motivos diferentes, cuasi opuestos. Sigue leyendo “Surfin’ Asturies”

La viga transversal

Hay discusiones que duran un suspiro y otras que amenazan con durar toda la vida. Si en ellas se cruza algún agravio histórico de esos que hacen patria, como en aquellas recreaciones de la Arcadia irlandesa que filmara John Ford, la discusión nos lleva efectivamente a la tumba, y uno puede encontrarse en su lecho de muerte y sentirse en paz con el universo por el simple hecho de que el adversario haya palmado dos días antes. Me figuro que esto no tiene nada que ver con peculiaridades étnicas o culturales y que, puestos a cuantificar, no habrá grandes diferencias entre la obstinación asturiana y la obstinación maorí. Pero siempre tengo presente, por si acaso, que mis genes, o la mayor parte de ellos, proceden de un lugar del planeta famoso por haber aplicado la obstinación a la arquitectura sacra, ganándose así un gentilicio casi homérico: los de la viga travesá.

Se cuenta que en dicho lugar del profundo sur de Asturies hubo necesidad de introducir una viga dentro de una iglesia pero la viga no cabía. Es de suponer  que, a fuerza de probar distintas posiciones, se habría encontrado la manera adecuada (esto es, alinear la viga con el eje anteroposterior de sus portadores), pero, convencidos mis antepasados de que no hay idea mejor que la primera, y habida cuenta de que la primera idea fue la de meter la viga alineada con la fachada de la iglesia (alineada con el eje laterolateral de sus portadores), la conclusión evidente era que sobraba casi toda la fachada. De modo que derribaron los muros de la iglesia a ambos lados de la puerta y así consiguieron que la viga pasara sin necesidad de malgastar actividad cerebral.

Hace unos años, muchos de mis convecinos probaron a hacer pasar a Francisco Álvarez-Cascos por transversal, progresista, asturianista y demócrata, azote de corruptos y victimario de bipartidismos. Fuimos también muchos los que advertimos que no cabía, pero pudo más esa pulsión ancestral de embestir y tirar paredes, de modo que Cascos acabó gobernando (brevemente) y puso huevos en alguna administración local con tendencias exóticas como la de Xixón. Daba igual que insistiéramos en que, por muchas paredes que tirásemos, la viga de Foro no pasaría nunca por transversal, que el armatoste basculaba demasiado hacia la derecha. Jugaban en nuestra contra las críticas altisonantes de los jerarcas del PSOE, empeñados en identificar a todo Foro con la extrema derecha (según cantaron a dúo Paloma Sainz y Jesús Gutiérrez), sin hacer distinciones entre el fraguista epónimo y sus votantes. Diagnóstico desafortunado: buena parte del voto captado por Foro en 2011 fue un voto antisistema, equivocado (a mi juicio), desperdiciado y digno de mejor causa, pero en absoluto de extrema derecha. De hecho, si lo hubiese sido, en las últimas elecciones no le habría perjudicado tanto la irrupción de Podemos. Y le habría resultado más fácil a Cascos mantener el barco a flote y no tener que llegar a compromisos electorales con su antigua tripulación: otra ofrenda floral a Alfonso II el Casto y a correr.

De aquellos polvos, y de los de Aquagest, viene el baño de lodo que acaban de darse Foro y PP para demostrar que, embadurnados, todos nos parecemos bastante. Sobre todo, los de buena familia: para qué seguir peleados si tenemos el mismo peluquero. Es inútil querer sembrar la discordia entre los recién casados sacando a relucir las acusaciones de Cascos contra la participación del PP en el famoso pautu del duernu o las invectivas de Cristina Coto contra el sucursalismo del PP. Por ahí vamos mal: nunca romperá la derecha un trato por un delito de lesa opinión. Al contrario que la izquierda, donde las discusiones solo se zanjan cuando una parte concede a la otra su derecho a formar parte de la Historia Universal (lo que no ocurre casi nunca, y de ahí que la izquierda tienda a la fragmentación), la derecha solo discute por quién paga la cuenta, y si eso está claro, todo lo demás es accesorio y fácilmente perdonable con un par de avemarías y un cheque. De modo que no habrá reproches, por lo menos en público y mientras el biplano sea capaz de surcar los cielos a tres turnos. Ya veremos si alguno de aquellos visionarios que saludaban en Cascos a un Gonzalo Peláez redivivo tiene a bien rectificar o prefiere acomodar sus opiniones a las del líder y abandonar la transversalidad asturianista en beneficio del españolismo dextrógiro de toda la vida. Allá ellos. A los de la viga travesá nos basta con la certeza de que ya no hará falta seguir discutiendo de este asunto. Bastante tenemos ya con la dichosa Historia Universal.

O César o nada

Pa entender el turdeburde que vive’l Xixón post 24M, nun nos queda otro que retroceder al mes de mayu de 2011. El descontentu ciudadanu que daquella cuayaba nes movilizaciones qu’agora conocemos como 15M, articulóse en Xixón de manera mui diferente a como lo fixo n’Uviéu o n’Avilés. De mano, igual porque en Xixón la estrema izquierda nun sufriera un colapsu equivalente al de les otres ciudaes, la novedá de lo nuevo yera menos novedosa, o dicho d’otra manera: el 15M xixonés yera un poco un mayu xixonés de los de tola vida. Esa foi la primer diferencia. La segunda, non menos importante, foi qu’en Xixón ganó Foro l’alcaldía.

Foro ganó l’alcaldía, que non les elecciones, porque primero ganó la hexemonía, porque supo rentabilizar electoralmente la reconfiguración social y económica que sufriera la ciudá, y porque aprovechó la insólita capacidá del PSOE local pa pegase tiros a sigo mesmu y non solo nos pies. Al PSOE, hasta 2011, rentába-y electoralmente sopelexar izquierdismu interclasista una vez cada cuatro años, pero la táctica dexó de funcionar en cuantes que la ciudá s’enllenó d’edificios barcu y barrios residenciales a mayor gloria d’un par d’empreses constructores anguaño inesistentes. Ye lo que tien fabricar una ciudá sobre’l molde ficcional d’una utopía hanseática: que munchos habitantes acaben creyendo’l mitu y cuenten tar viviendo en Lübeck. El resultáu ye lo que tenemos agora: dos ciudaes superpuestes, peligrosamente encolingaes sobre l’escobiu qu’atraviesa Asturies. Hai más o menos un añu, a miles de viandantes d’izquierda entró-yos l’horror vacui y, buscando un poste o dalgo a lo que se garrar, toparon con Podemos.

Cualquiera que xurgue un poco nes intimidaes de Podemos n’otres ciudaes, non solo d’Asturies, va descubrir que les bases nitroxenaes del partíu son bastante asemeyaes nunes y n’otres. Xixón ye de les poques ciudaes del so tamañu onde esi ADN ta alteráu. Pero la culpa d’eso, francamente, nun la tien Mario Suárez del Fueyo. Primero hubo años d’entreguismu d’Izquierda Xunida al PSOE y del PSOE a los Masavéu, y hubo tamién un rosariu de cambios xeneracionales importantes pa una ciudá d’un cuartu de millón d’habitantes y ensin campus universitariu (sí, yá sé que Viesques): Xixón foi vaciándose de población precisamente pel segmentu d’edá pel que primero debía anovase la izquierda local. Nin l’elitismu del PSOE, nin la estratexa (comprensible) de resistencia numantina del sindicalismu d’izquierda, fixeron muncho por mirar pa los barrios del interior nin pa lo qu’ellí taba ocurriendo, como tampoco pa la zona rural, retratada por un prócer d’Izquierda Xunida como una especie de ciudá xardín insolidaria y mezquina que más valía desaniciar.

Cierto que nada d’eso ye un misteriu mui misteriosu, y qu’esi estáu de coses tuviéronlu presente bien de votantes tradicionales del PSOE que, de la que Podemos asomó’l focicu, hai poco más d’un añu, punxéronse a aplaudir a rabiar, convencíos de qu’había anovamientu pa la izquierda local, anque viniera de fuera del partíu al que munchos d’ellos facíen responsable (porque lo yera) d’esa pérdiga de poder municipal y hexemonía social o viceversa. D’ehí l’escrache mediáticu que viven estos díes los conceyales electos de Xixón Sí Puede. Da lo mesmo que’l PSOE tuviera cuatro años p’analizar por qué perdió la xoya de la corona y obrar en consecuencia envede presentar a un candidatu a l’alcaldía del que lo menos que se pue dicir ye que mui nuevu en política nun ye. Total, la llectura que fixeron hai cuatro años foi que perdieron por culpa de gobernar con Izquierda Xunida, y tanto lo repitieron qu’hasta Izquierda Xunida acabó creyéndolo. Igual va pasar agora con esti escalforiáu llamamientu a la intifada contra Foro: si ganen los malos, la culpa va ser de Podemos.

Lo peor que pue pasar ye que tengan parte de razón, pero non polo qu’ellos barrunten: en ciudaes como Xixón, el papel de Podemos yera ser o César o nada, porque pa eso se inventó esti artefactu, pa dexar que xugara tamién una mayoría social que nun tien nada que ganar del conflictu ente los dos bloques del réxime, pero de poco podía valer si nun se cambiaba’l tableru de xuegu, si los actores diben ser, individual o colectivamente, los mesmos de los últimos venti años. Nun facía falta ser politólogu pa ver que, nesi contestu, el resultáu diba ser un repartu de cuotes tan difícil de xestionar como’l que tenemos delantre. Cómo salir agora d’esti impasse ye difícil de pescudar, a nun ser que tengamos a mano un DeLorean y un puñáu de plutonio. La única salida razonable, a lo menos pa Xixón Sí Puede, ye aplicar lo que Podemos siempre dixo que diba facer en casos como esti, a saber: una consulta popular pa decidir si se pauta y con quién. Toles demás soluciones posibles impliquen, amás d’un incumplimientu grave de les propies premises, atribui-yos poderes sobrenaturales a los que dicen saber interpretar a pelo la voluntá y los deseos de 30.000 votantes.

Dimitir a tres turnos

Marcha Cascos, Francisco Álvarez Guión Cascos, y marcha al debalu, ensin rumbu conocíu, ensin investir a un sucesor que llene’l güecu que dexa nel corazón de tantos asturianos desconsolaos. El Gran Consiguidor, el valedor del Potlatch al que tantos arrimaron la cuyar a ver qué-yos cayía, abandona’l barcu qu’él mesmu construyó, botó y pilotó, y abandónalu nel peor momentu pa los sos y, en xeneral, pa tol mundu, una y bones l’anuncia de la so marcha nun-y renta a naide. A los de Foro déxalos aínda más tocaos, si tal cosa ye posible, con toles esperances puestes en Carmen Moriyón, esi síntoma. A los del PSOE brínda-yos un par de díes pa facer chistes baratos, enantes de tener qu’enfrentase otra vez a esi supliciu diariu que los convierte en diana permanente de la realidá. Al PP regála-y la oportunidá d’abrir los brazos a tolos posibles desertores del casquismu y volvese partíu ecuménicu y hexemónicu de la derecha realmente esistente, a lo menos hasta que Ciudadanos espabile y-y pegue otru bocáu d’esos que periódicamente reciben los populares asturianos con pasión masoquista. Nun s’aburren muncho, últimamente, na Xunta Xeneral.

Acordies colos tiempos, el mutis de Cascos diz muncho de la so manera d’entender la política: solo’l que se ve a sigo mesmu como redentor de grandes causes pue brindar esti tipu d’espectáculos. Cascos entra y sal de la política como si l’universu se dividiera en dos partes exactamente iguales: la pública y la privada. Pal común de los mortales, lo privao ye un ámbitu considerablemente más pequeñu que l’espaciu públicu, pero eso nun ocurre con xente como Cascos: la so privacidá tien dimensiones de pirámide azteca, y dende ella asómase a la política como un xigante que metiera la cabeza nun formigueru. Cascos ye d’esos personaxes que pasa a la posteridá en bata y zapatielles. Con razón nunca encaxó na democracia representativa: al contrario que la mayoría de los dirixentes políticos, Cascos nun representa, Cascos ye.

Nun val quedar na pura anécdota o nel cálculu de posibles futuros imperfectos. Lo relevante d’esti adiós ye que-y pon un puntu y aparte al arcu históricu qu’Asturies inauguró en 2011, l’añu del 15-M y del casquismu antisistema. Asina, si la escayencia del bipartidismu español empezó paeciéndose al fundimientu del Titanic, o a lo menos a esa secuencia de la película de James Cameron en que’l barcu parte pela metá y la popa (el PP) queda flotando mientres la proba (el PSOE) desapaez embaxo l’agua, en cambiu n’Asturies vivióse una especie de tsunami qu’afectó a PSOE y PP al empar y d’un xeitu bien igualáu, por más que’l PSOE recuperara la presidencia depués de los cien díes de Cascos. En retirando la fola, lo que queda a la vista pue paecer desolador, pero nun ye nin más nin menos que lo que yá había enantes d’entrar Foro n’escena, solo que llimpio de maquillaxes y prótesis varies. De tratase d’una fuerza política emerxente, equilibrada cola sociedá que-y dio’l ser, el casquismu pudiera aprovechar l’esiliu forzosu d’estos dos años llargos pa recomponer les sos files. Al tratase, nostante, d’un mecigayu d’ambiciones personales, intereses corporativos y pulsiones prepolítiques, lo que fixo Cascos quedó en preludiu.

Lo interesante d’esti asuntu (del casquismu en sí, pero tamién, en concreto, d’esti adiós sotto voce) ye que naide s’estraña de la falta de voluntá sinfónica de Cascos. Ello ye: empezó la partitura dando’l tema principal, atopó una tonalidá cercana, la del PSOE, que-y permitió desarrollar la composición unos cuantos compases más pero, de sópitu, contentóse con volver al tema principal y con más bien poca gana, dexando n’evidencia la falta de talentu musical del compositor y intérprete principal. Na terminoloxía clásica, lo que dio a lluz Cascos nun foi una sinfonía, nin una sonata, nin nada asemeyao: foi un impromptu, o un simplemente un divertimentu. N’ocasiones sonaba más como si un gatu s’acabara de sentar enriba d’un pianu. El final ye un miaguíu en tonu menor, mui asemeyáu al del gatu en cuestión si-y pillaren el rau con una puerta. Una salida de tonu impropia de dalguién que prometió trabayar a tres turnos pa una sociedá que nun lu necesitaba. Que ye lo que suel pasar cuando l’ego de dalguién s’infla tanto que, en cuenta de firmar, empieza a esculpir el propiu nome en mármol de Carrara.

Recuerdos aforados

Es inevitable que con el tiempo nos toque a todos sonrojarnos ante alguna pregunta sobre nuestro pasado. “Papá, ¿estás seguro de que en esa foto no ibas disfrazado?”. Tenemos, no obstante, coartada para todas esas fotos viejas, o para casi todas: están las fotos de los demás, la culpa compartida y atenuada por un horizonte que amarillea, el alivio de que nuestros rostros sean difícilmente reconocibles. Es más complicado afrontar otros manchurrones de nuestra hoja de servicios.

Haber votado a un partido político execrable, ridículo o superado por las circunstancias (los hay de los tres tipos) entra dentro de la clase de conductas de inútil justificación: el voto es secreto y, al igual que quedan muy pocos que presuman de haber votado a UCD o a Ruiz Mateos, es previsible que en un futuro no muy lejano la gente se avergüence de haber llevado a Rajoy a la Moncloa. Tampoco parece muy sensato andar pregonando por ahí que fuiste votante de IDEAS o del Partido Humanista y realmente a nadie le importa. Tus errores pasados están protegidos por el mismo secreto de sumario que los de los demás. Salvo alguna cosa.

Una de esas cosas es Foro Asturias Ciudadanos, alias FAC, a.k.a Foro. Haber votado a Foro, supongo yo, no se olvida. No pueden olvidarlo los que se arrepintieron y cambiaron su voto diez meses después, pero tampoco los que perseveraron y repitieron en segunda convocatoria. Los primeros puede que no lo olviden como uno no olvida que una vez le sorprendieron en posición poco decorosa, y los segundos seguro que lo recuerdan porque para votar dos veces por Cascos en menos de un año hay que ser muy militante de la propia testarudez. Claro que, entre un desliz y el siguiente, fueron muchos los que usaron su voto para enviar a Sostres a esa particular Estación Mir que ocupa en el Congreso de los Diputados, pero Sostres no es Cascos y uno siempre puede decir que se confundió y no sabía a quién votaba (de hecho, creo que la mayoría de los que le votaron siguen a día de hoy sin saber quién es Sostres exactamente); es imposible decir eso de Francisco Álvarez-Cascos.

La ascensión fulgurante de Foro al Olimpo autonómico es un hito en la historia política asturiana. Del mismo modo que Napoleón fue recibido y aclamado, a su regreso de la isla de Elba, por el mismo mariscal Ney que se había ofrecido a llevarlo a París encerrado en una jaula, así a Cascos lo jalearon no solo nostálgicos de Alianza Popular o admiradores de su intifada contra el grupo PRISA, sino también simpatizantes de una izquierda sin matices o de un asturianismo interclasista que vieron en el ex ministro la oportunidad de liquidar la hegemonía del tándem PSOE-PP sin necesidad de dar su voto a Izquierda Unida (recién salida de un gobierno en coalición con el PSOE) o al Bloque por Asturies (recién salido de una coalición con Izquierda Unida y del mismo gobierno de coalición con el PSOE). Un asturianismo indefinido, pero sobre todo la persistente denuncia pública de los atropellos cometidos por los gobiernos anteriores, incluido el de Gabino de Lorenzo, deshumanizó a Cascos y le convirtió en ese ídolo de cera que tanto desean los partidos populistas: un espejo donde cada uno ve una cosa y ninguno ve lo mismo que ve el otro. Y Cascos vio que dejaba de ser Cascos y vio que era bueno. Pero le duró lo que le duró.

Algunos ya dijimos en aquel lejano 2011 que el voto de Foro era, en buena medida, un voto antisistema. Pero Foro no era, ni es, un partido antisistema, a no ser que hablemos del sistema métrico decimal. Al contrario: del mismo modo que la retórica del casquismo reconstituido se remontaba al covadonguismo más rancio, al tradicionalismo de Vázquez de Mella y sus proclamas eucarísticas y antimasónicas, pero en versión pegatina “Ser español es un orgullo, asturiano es un título”, su manera de entender la administración pública era puro Antiguo Régimen: sumisión y manumisión. Se equivocaban el PSOE y sus medios afines al tratar de vestir a Foro con los ropajes clásicos de la derecha: Foro era, en el fondo, anterior a la división entre izquierda y derecha, y se diría que incluso era anterior a la invención de la rueda.

Si me refiero a Foro en pasado no es por sus características antediluvianas, sino porque ya es historia. Ha pasado, lo hemos pasado, y quienes lo votaron tendrán que vivir con ello. Si parece que sigue existiendo es, sobre todo, porque gobierna en Xixón, o algo parecido, y porque su impronta se notará en esta ciudad aun mucho tiempo después de que el olvido se haya hecho cargo de su taurina alcaldesa y su exorbitante concejal de cultura. Lo que no parece que haya pasado, y aun se diría que se ha redoblado, es el empuje antisistema que nos brindó toda esta dicha. Y bien está que así sea, porque más de uno tendrá ocasión de corregir su autobiografía y poder defender ante sus nietos que de aquel error de 2011 salió algo mejor en 2015.

Fidelidá y cartomancia

Los resultaos de les elecciones asturianes del 25 de marzu nun dan pie a llectures mui de fiar. Dan pie, eso sí, a reacciones emocionales de signu mui variáu: ataques d’indignación, efusiones de misantropía, esibiciones de miopía y cara dura, lloriaes d’euforia o resignación o euforia resignada. A lo incognoscible pertenecen les motivaciones (o les desmotivaciones) d’un 44% d’abstencionistes. A lo interpretable, un repartu d’escaños que, como poco, da pa rascase la cabeza unos cuantos años.

El partíu gobernante (ye un dicir), FAC, pierde 55000 votos en comparanza coles elecciones de 2011. Nun gana. Tampoco n’escaños, a pesar de la llei electoral. Gana’l PSOE, pero nun-y da pa formar gobiernu nin siquiera col apoyu d’Izquierda Xunida. El PP, esperable beneficiariu del xostrazu de FAC, non sólo nun recupera nenguna d’eses 55000 papeletes casquistes, sinón que pierde tovía otres 10000, lo que lu convierte, incontrovertiblemente, nel partíu más castigáu del arcu parllamentariu, cuantimás depués de xugar a “o César o nada”. A la fuerza la reforma llaboral tenía que pasar factura.

Si nos conformamos con buscar el titular más fácil, obligao ye concluir que la vida sigue igual. Presumiblemente, tendremos un gobiernu en minoría. Presumiblemente, esi gobiernu va tar encabezáu por Francisco Álvarez-Cascos. Si al final (queda’l recuentu del votu esterior) nun ye asina, habrá que ver si Javier Fernández, solu o acompañáu, cuenta col apoyu d’UPyD na sesión d’investidura, y eso en casu de que decidiera ser fiel a sigo mesmu y presentar la so candidatura a presidente del Principáu. Too depende, nel fondu y na forma, de demasiaes fidelidaes: Javier Fernández prometió postulase si sacaba más escaños que nadie (y sacólos), UPyD prometió apoyar la investidura de la formación más votada (que ye’l PSOE), Cascos y Cherines prometieron que nun había posibilidá nenguna d’arreglase (y por eso hubo estes elecciones). Qu’agora toos ellos se desdigan, por desgracia, nun ye imposbile, nin tampoco improbable. Lo qu’esplica, en parte, esi 44% d’abstención.

Otra cosa ye la cartomancia, a la que se dedica bona parte del análisis políticu (y con cierta xustificación, una y bones la demoscopia nun vive’l so meyor momentu).  ¿Úlos, los mios votos?, paecen entrugase la mayoría de les formaciones polítiques que presentaron candidatura. Difícil de dicir ye. Puestos a conxeturar, ún diría que munchos de los del PSOE quedaron en casa, en cuenta de dir pa FAC (como nes últimes): ¿fálta-y credibilidá al partíu, o sólo al candidatu? Tamién quedó en casa munchu votu del PP. Tamién munchos d’Izquierda Xunida, la única candidatura, con UPyD, que sube en votos absolutos amás d’en porcentaxe, anque pudiera esperase una subida aínda más acusada (que sí se da n’Andalucía). Nun salen per nenguna parte los votantes de Bloque por Asturies-UNA, a nun ser qu’especulemos que munchos d’ellos optaron por FAC (que l’antagonismu ente Shakespeare y la madreña prendió, anque non onde yera más fácil d’esperar) , y otros, la mayoría, pola abstención. Pero too esto ye matemática demente y nun val pa otro que pa matar el tiempu cuando nun se quier mirar la realidá de frente.

Llectures, llectures, llectures. Habrá que falar estos díes (y estos años) de desafección, de desencantu, de castigu y d’espectáculu (l’escañu d’UPyD: una combinación d’espectáculu, oportunidá y esnobismu). En tou casu, la vida nun sigue igual: hai movimientu nes trincheres, anque’l frente nun se mueva.

L’añu que vivimos peligrosamente

Francisco Álvarez-Cascos convoca elecciones anticipaes pal próximu 25 de marzu. Nun duró siquiera un añu como presidente d’Asturies y ta por ver que repita (en realidá, hasta ta por ver que se presente). Con too y con eso, y con durar menos nel cargu qu’Antonio Trevín, ye previsible que los meses que gobernó (por llamalo asina) seyan oxetu d’estudiu nel futuru. Tamién la so figura, troquelada sobre’l fondu borrinosu de la nuesa historia institucional.

Dende 1983, añu en que se celebraron les primeres elecciones autonómiques, Asturies tuvo presidentes de tou tipu: un intelectual, un histrión, un oficinista, un señor con gafes y Areces (que constitúi, él mesmu, una categoría). Lo que nunca tuviéremos, nin necesidá qu’había, fuera un presidente bonapartista. Cierto, lo de Cascos foi un bonapartismu de serie B, una especie de hegelianismu de bazar chinu, y tan llenu de ruíu y de furia que s’autoconsumió en tiempu récord. Les sos maneres yeren, y son, de mayoría absoluta, y yeren, y serán, incompatibles col ritual d’intercambiu de favores que los periódicos suelen llamar diálogu: pa gobernar en zapatielles fai falta, como poco, un exércitu que te respalde. Si a too ello-y sumamos que la so base electoral taba formada por un heteroxeneu mestranzu antisistema, nun va estrañanos por demás que too acabara como acabó.

Con esti xostrazu salimos toos ganando, y nostante’l futuru inmediatu nun pinta tampoco mui de fiar. Sí, ye posible, anque non plausible, que too quede igual, o incluso que Cascos, de presentase, gane en marzu por una mayoría más amplia. Pero esto arreciende a fin de temporada, y pinta más realista un escenariu d’estética barroca, con Cherines o Javier Fernández interpretando en sordina los madrigales de moda en Madrid. Un poco lo de tola vida.

Cienfuegos

José Luis Cienfuegos, director del Festival Internacional de Cine de Xixón, ha sido destituido. Era una noticia que se esperaba desde hacía meses, al igual que el nombramiento de Nacho Carballo como nuevo director de un certamen que alcanzará, el próximo año, su edición número 50. Aun así, ha dolido, ha indignado e incluso ha sorprendido: siempre cabe la sorpresa ante la estupidez ajena, al igual que la vergüenza ante la propia.

No es el fin del mundo, naturalmente. Tampoco cabía esperar que la sensatez entrara de golpe y porrazo donde, en los últimos años, sólo ha habido resentimiento. Pero las últimas horas han movilizado una indignación presentida, palpable desde hace meses en una ciudad hastiada de sí misma. Desde el ascenso del FAC a la alcaldía, y desde la toma de posesión de Carlos Rubiera como concejal de cultura, la acumulación de despropósitos no ha cesado ni un segundo. Este ha sido el último, hasta ahora.

Ciertamente es un despropósito destituir de golpe a un profesional a quien no cabe imputarle una mala gestión, como tampoco irregularidades en el uso de fondos públicos, ni incompetencia, ni ineficacia, ni cualquier otra de las muchas causas de descrédito de las que adornan el currículo de tantos gestores culturales. No hay nada de eso (es de suponer que, si lo hubiera, se habría hecho público). Las razones, pues, han de ser otras. Lamentablemente, no las hemos oído. Nadie ha explicado los motivos del cese: ni la alcaldesa, ni el concejal de cultura, ni el nuevo director (quien, por otra parte, no es la persona que debería explicarlos). Estaba en el aire, simplemente.

Si la destitución de Cienfuegos ha sido indignante de por sí, el clima no ha mejorado mucho a lo largo de las horas posteriores al anuncio, en las cuales hemos podido oír y leer declaraciones del concejal y del nuevo director que arrojan más sombras aún sobre el futuro del festival. Destacaré solamente una perla: la pretensión del nuevo director de abrir el festival a todo tipo de públicos, no solo a una audiencia “selecta e inteligente”. Saboreemos el momento: raras ocasiones hay para oír a alguien llamar imbéciles a sus conmilitones y quedarse tan ancho.

Histories de la radio (en presente)

La ofensiva de Foro Asturias Ciudadanos (FAC) contra la radio y la televisión públiques d’Asturies cóbrase güei una pieza d’escepción de la radio asturiana, Pachi Poncela, conductor del programa La radio es mía qu’a partir de mañana dexa d’emitir na RPA.

De rebote, el muertu d’enllenar el furacu na programación cárguen-ylu a los profesionales de Radio Llangréu (Montse Martínez, Roberto Pato, Naciu Varillas), que pa más inri convóquenme mañana a falar con ellos de muertos y d’entierros y de música. Si l’ambiente yá yera fenetible per se, va ser inevitable la sensación de tar velando, anque seya metafóricamente, a un primer espada de la radio asturiana.

Did Shakespeare like wooden shoes?

Víase venir dende hai meses, pero agora ye inaparable. Tamos metanes una guerra cultural, una Kulturkampf en toa regla, que polo visto ta sirviendo pa canalizar tolos demás antagonismos qu’atribulen a la sociedá asturiana y a los sos representantes políticos. Víase venir, como digo, dende’l mes de xunetu, cuando’l partíu gobernante en Xixón sacó les uñes contra la Semana Negra y el director de la mesma salió a defendese coles mañes que lu caractericen. Siguió’l culebrón con un capítulu non mui divertíu sobre’l celtismu y les sos manifestaciones espectaculares, y agora la serie continúa col Niemeyer como estrella nun sé si fixa o fugaz. Y esto nun fixo otro qu’empezar.

La secuencia non por clara ye menos ablucante: de resultes de les últimes elecciones, el FAC forma gobiernu n’Asturies (ensin resistencia alpenes por parte del PSOE) y en Xixón (col apoyu del PP), y si yá yera sorprendente que parte del asturianismu cultural y políticu se pronunciara a favor del FAC dende enantes del 22 de mayu (la palma nesi sentíu llévala’l selmanariu Les Noticies), non menos sorprendente foi’l rosariu de nomamientos de destacaos “asturianistes históricos”, o simplemente de persones sensibles al patrimoniu llingüísticu y cultural asturianu, en cargos de responsabilidá tanto del Principáu como del Conceyu de Xixón. Nun ye cosa mía restolar nel currículum de los flamantes conceyales, conseyeros, directores xenerales y demás, nin cuento que mereza la pena. Pero los primeros pasos de dalgunos d’ellos como xestores de la cosa pública proyecten más certidumes que duldes, y más congoxa qu’alliviu.

Nótese que tou esti asuntu presenta un factor esquizoide mui activu, porque munchos de los que más esmolecíos andamos por cómo pinta’l panorama (y cuando digo munchos quiero dicir munchos) nun ye que viéremos con mui bonos güeyos la xestión cultural de los gobiernos anteriores, tanto d’Asturies como de Xixón. El desdexamientu con que se trató estos últimos años el patrimoniu cultural asturianu (por nun falar del llingüísticu) nun tien escusa. Pero la llei del péndulu ye pésimu consuelu y nesti casu, amás, hai muncho que suena a güeco, a populismu, a babayada o a les tres coses a la vez.

Sigue siendo un misteriu pa mi por qué cualquier debate n’Asturies naz calabre. La prueba de que ye asina, en cualquier casu, suminístrala’l nivel inigualablemente ínfimu de los distintos plantiamientos. Un modelu de cultura p’Asturies: esa ye la pieza que falta, y nun ye una pieza que nos robaren estos últimos meses: ye que siempres faltó. Tol turdeburde d’anguaño ta cimentáu sobre’l discursu que los gobiernos anteriores favorecieron, lo mesmo d’obra que de pallabra o d’omisión. Los actuales gobernantes del Principáu y de Xixón participen d’esi mesmu discursu y mándense d’él, consciente o inconscientemente, cada vez qu’abren la boca.

Resumir esi discursu ye difícil, pero non imposible. Digamos que, dende les sos coordenaes, el significante “cultura” articúlase en dos usos que se suponen contrapuestos: alta cultura versus cultura popular. La dicotomía vien d’antiguo, tanto como la llucha de clases. Presupongo qu’esti puntu nun fai falta esplicalu, y menos a un asturianu con ciertu conocimientu de la historia del país.

El panorama complícase desque Asturies entra, con pasu cambiáu, na tardomodernidá. Apruz otru elementu en discordia, qu’afecta fundamentalmente al sintagma “cultura popular” y que tien les sos consecuencies, tamién, pa la redefinición tardomoderna del conceptu “alta cultura”: descúbrese que, frente a la cultura popular “tradicional” o “rural”, hai una cultura popular urbana venceyada a los mass media y tan globalizada como l’alta cultura de los sieglos pasaos (o incluso más, porque la d’ella ye una globalización de facto, non una simple vocación d’universalidá ente elites). Esta cultura pop ye claramente belixerante cola alta cultura moderna y premoderna: invade les sos atribuciones y, amás, introduz nel debate cultural un factor hasta agora secundariu: la espectacularización de la cultura, la posibilidá de valorala según parámetros de rentabilidá económica y ésitu masivu.

La cultura asturiana de los últimos trenta años déxase ver como la resultante d’un pautu de non agresión ente l’alta cultura de les elites tradicionales y l’ascendente cultura pop tardomoderna. Esi pautu tuvo incluso una traducción xeográfica: Uviéu pa la primera, Xixón pa la segunda. La ópera pa Uviéu, el cine pa Xixón, y Tele5 pal restu de los asturianos. En nengún casu se trató d’integrar nesi modelu (que propiamente nun yera un modelu d’integración sinón puramente de coesistencia) nin a la llingua asturiana (rebaxada a la condición de dialectu por unos y a la condición d’inesistente polos otros) nin al patrimoniu cultural heredáu de la historia del país y de les sos clases populares. Dicho seya de pasu, esa integración yera perfectamente posible, y muncho más afayadiza pal intelectual orgánicu tardomodernu que pa les vieyes elites universitaries. Pero nun se fixo, y de nuevu nun ye esti’l momentu de pescudar les causes de que nun se fixera.

Nun se fixo. Pero fíxose posible. Y hebo un Surdimientu que nun foi sólo lliterariu, anque tamién: la tardomodernidá abría’l camín pa usar la llingua asturiana como instrumentu creativu, y tamién el de vehicular la simboloxía y les práctiques culturales de les clases populares peles canales del arte de vanguardia y del espectáculu de mases. En cualquier casu, esi Surdimientu nun contó col preste oficial. Como muncho, foi ganando adeptos ente les nueves elites culturales. Pero siempres en versión low cost: pa pasar la prueba del ésitu masivu precisábase, por exemplu, invertir nel enseñu del asturianu, igual que se precisaba, tamién por exemplu, invertir nel desenrollu d’unos mass media netamente asturianos. Too eso quedó pa prau. Lliteralmente.

Les dimensiones del nuesu país tampoco ayudaron gota. Purgues polítiques, desavenencies personales, rensíes acumulaes y, en fin, pocu duernu pa tantu focicu, fixeron posible qu’ente dellos activos defensores tanto de la llingua asturiana como del patrimoniu cultural heredáu guañara’l victimismu. Tamién estes “víctimes” interiorizaron el discursu oficial: l’enemigu yera’l modelu de cultura que favorecía l’enemigu. Taba cantao que, cuando la moneda cambiara de manes, naide nun diba entrugase si yera falsa.

Ye’l momentu d’introducir un matiz nuevu, pero importante. Por comodidá (porque asina lo quixo’l discursu oficial) toi considerando’l patrimoniu llingüísticu como si formara un pack col patrimoniu históricu y etnográficu. Pero la realidá ye que nun van de la mano, por muncho qu’estos últimos díes tengamos lleío auténtiques memeces sobre “el bable y la madreña”. Si la normalización llingüística avanzó, anque fuera mui poco, fíxolo por aciu de sascudise les connotaciones folklorizantes que pesaben sobre l’idioma. Esto habrá quien lo xulgue llamentable. Yo non, pero tampoco nun ye esti’l momentu d’insistir nello.

Asina les coses, nun voi ser yo’l que se faiga’l sorprendíu por cómo va degolando’l procesu. Pero cuento que sí tengo razones pa sentime razonablemente indignáu. Tovía nun escuché nin lleí un solu argumentu que m’esplique por qué son incompatibles (y por qué son comparables) Shakespeare y les madreñes. Sigo pensando qu’andar de madreñes per una acera ye una temeridá, non tanto estética (que tamién) como física, pero tamién creo que’l que lleó a Shakespeare nun pue escudase en nenguna superioridá moral sobre’l que calza madreñes na aldea, y creo tamién que Shakespeare tien muncha culpa de que yo piense asina. Y quien diz Shakespeare diz Mapplethorpe, John Cassavettes o Throbbing Gristle. Otro tanto podrán dicir los asturianos más mozos de David Simon o Love Of Lesbian.

Plantiar, como facía esti día Gracia Noriega, qué tienen que ver con Asturies Wole Soyinka o Kevin Spacey, ye tanto como desistir d’atopa-y al cerebru una ocupación útil. Contraponer, como facía Nacho Artime, “Shakespeare y talentu” frente a “gaita y madreñes”, ye aneciar na falsedá interesada con fines demagóxicos. Pero lo que ye imperdonable ye que n’Asturies se confunda’l debate ideolóxicu coles ocurrencies d’estos dos señores y otros d’estatura asemeyada. Si nun hai voluntá d’enmienda, lo mesmo podemos siguir faciendo l’imbécil otros trenta años.