Autoparodia revertiana (sin fondo de arcabuces)

El crítico Vicente Luis Mora tiene por costumbre explicar, cuando reseña un libro, qué tipo de relación mantiene él con el autor y la editorial del libro en cuestión. Me parece una costumbre magnífica y digna de ser copiada. Así pues, ahí va. Relación con Arturo Pérez-Reverte: ninguna. No nos hemos visto en la vida. Rizando el rizo, sería justo mencionar que la revista digital de la que es cofundador, Zenda, publicó un par de reseñas de mi última novela, y las dos bastante elogiosas. De modo que, si por ahí hay algo que rascar, más tendría que ver con la gratitud que con el resentimiento. Nobleza obliga. Continuar leyendo “Autoparodia revertiana (sin fondo de arcabuces)”

La Fundición: una antología personal

Los dominios de la extinta Fundición Príncipe de Astucias han vuelto al limbo y, con ellos, cientos de horas de trabajo y cachondeo. No me apetece esperar a ninguna efeméride para rescatar aquí algunas piezas que a mi juicio están entre lo mejor de lo que hicimos/hicieron entre 2012 y 2015. Recojo muestras de Alejandro Nafría, Juan Carlos Gea, Gallota, Silvia Cosio, Nacho Quesada, Goyo Rodríguez, Jandro Llaneza, Rubén Megido, Toño Velasco, Javi Guerrero, Ruma Barbero, Emiliano Alonso, Alberto Pieruz, Álvaro Noguera, Milio Loquemefaltaba, y otras con guión de Boni Pérez, Aitana Castaño, Enrique del Teso o de un servidor. Por si se nos olvida lo mucho que nos dio Rajoy (aunque no se nos olvidará fácilmente: ahí sigue).

Gallota-Genova-Barcenas.jpg Continuar leyendo “La Fundición: una antología personal”

Nun ye l’amestáu, arbeyos

Resuena per ende daqué d’indignación porque España va dir a Eurovisión con un cantar n’inglés. A mi sóbrenme les cinco últimes pallabres, una y bones nun entiendo esi festival nin soi pa pescudar xustificación nenguna pa qu’una televisión pública se vuelque nesi tipu d’espectáculos. Pero nun yes tu, soi yo, nun vamos discutir por tan poca cosa. Lo cierto ye que yá asumí cuantayá que ye menos utópico pidir la lluna que lluchar contra’l mal gustu. Eso sí, que’l mal gustu en llingua propia sía un gustu meyor que’l mal gustu d’importación, cuido que ta por demostrar y que pa muestra, los asturianos, que de mal gustu y asimetríes llingüístiques llevamos yá un doctoráu y mediu.

Buena prueba d’esta competencia nuestra ye qu’esibimos una tendencia cuasi sobrenatural a revertir los términos d’un razonamientu según afecte o non a la nuestra cultura autóctona. Asina, que l’Estáu español invierta un solu céntimu en facer dalgo n’inglés en cuenta de facelo en castellano, considérase unánimemente un disparate, cuando non un atentáu esplícitu y deliberáu contra nun se sabe qué esencies. Pero que’l Principáu d’Asturies gaste la mesma cantidá irrelevante en promocionar l’asturiano en cuenta del castellano (o incluso del inglés) considérase digno d’igual o superior condena, un marafundiu nivel Emiratos Árabes. Con una sola escepción: si l’asturiano s’emplega con fines humorísticos, non solo ye aceptable, sinón tamién recomendable y vete a saber si saludable o mesmo curativo.

La TPA ye’l buque insignia d’esa cruzada en beneficiu del asturiano como llingua cómica. Coses peores pue facer una televisión pública, cierto, y tamién ye cierto qu’a mui poca xente diba paece-y mal que s’emplegara l’asturiano pa facer rir, mesmo mandándose de rexistros informales (eso qu’equí llamamos “l’amestáu”), si depués fuera posible ver les noticies o’l fútbol n’asturiano. Lo qu’estropió dende’l principiu esi ménage à trois ente l’asturiano, la televisión y l’humor foi la presencia menguada del primeru na programación de la TPA, lo qu’indirectamente convirtió a los humoristes en normalizadores llingüísticos freelance y, al mesmu tiempu, en chivos expiatorios d’una política llingüística ineficaz o inesistente.

Nada qu’oxetar, en principiu, a les humoraes más o menos costumbristes qu’asomen el pescuezu nos medios asturianos. Hai tradición. Pal mio gustu, una tradición absolutamente prescindible, pero de nuevo nun yes tu, soi yo, otra vuelta nun vamos engarranos porque a mi m’aburran los monologuistes patrios. Otra manera, d’esa tradición puen beber profesionales de primer nivel como Carlos Alba, por citar ún solo, igual que ye posible facer humor intelixente mandándose del amestáu, como aveza a facer Maxi Rodríguez. Facer rir ye profesión de riesgu, un oficiu onde s’empleguen materiales inflamables como los estereotipos o’l llinguax coloquial. Val que la llingua asturiana acostina col estigma de ser vehículu namás pa facer chancies, pero nun paez mui recomendable que, pa compensar esa inxusticia histórica, caigamos agora nel monocultivu de la solemnidá.

Lo que nun llevo, nin llevaré enxamás, ye lo de los cachopos. Un subxéneru del humor asturianu, mui popular na rede y en tertulies de café, que tamién tuvo’l so reflexu fugaz na televisión asturiana. Per primer vez nesti artículu, puedo dicir ensin temor que nun soi yo, son ellos, los arbeyos (asina s’apiellen los siguidores d’esta mena d’humor): nun ye cuestión de gustos, nin siquiera de formalidaes idiomátiques, sinón pura cascancia pol usu y l’abusu d’una riestra de clixés, remanecíos toos ellos del arcón escuru del covadonguismu, cola escepción, non precisamente afortunada, del dichosu cachopu, manivela d’hilaridá, polo que se ve, nesta Asturies de primeros de sieglu.

L’humor ye siempre terrén resbariosu. Sacante l’humor blancu, que maldita la gracia que fai, un chiste bien contáu siempre fai risión d’una persona o un colectivu. Bien ye verdá que dalgo pinta mal cuando ún s’emperra en facer burlla siempre de los mesmos, o a ver si la tolerancia lliberal llega hasta’l puntu de defender aquelles chancies a costa de muyeres, homosexuales y xitanos que yeren la quintaesencia del humor patrióticu español de pura raza y heteropatriarcalidá garantizada. Lo que nengún humorista pue olvidar enxamás ye que’l gustu evoluciona, y que non por espatuxar y facese la víctima va impidir que se-y llame l’atención, con meyores o peores modales: son los riesgos del oficiu. Por supuesto que podemos inorar les crítiques y escuchar solo l’aplausu del que tovía nun cansó de ver cachopos hasta na sopa, pero per esi camín, pamidea, solo se llega a un sitiu, y ye fácil que nesi sitiu tengamos que convivir con entidaes semiputrefactes como Arévalo y Doña Rogelia. Nun ye’l sitiu onde quixéremos vevos, arbeyos. Y nun ye pol amestáu.