Esllendor y escayencia d’Izquierda Xunida

Agora que ta de moda referise a les dos almes de Podemos, nun ye mal momentu pa discutir de les dos almes d’Izquierda Xunida: ye una discusión más granible, de la que podemos deprender muncho más que de la otra, una y bones en Podemos, hasta onde yo sé, nun hai dos almes, hai munches más. Ello ye que, cuando nel futuru escribamos la historia primitiva de Podemos, va ser difícil simplificar hasta’l puntu de someter toles posiciones en xuegu dientro d’una tipoloxía binaria, mientres que con Izquierda Xunida, seique pola perspectiva que dan los años y el dexar atrás la historia primitiva, sí que ye dable facelo. Y ye útil por dos razones: de mano porque, por muncho qu’Izquierda Xunida nun tea anguaño na meyor de les situaciones, ye posible, nostante, que se recupere; y depués porque, a poco que pongamos el focu na xenealoxía común de munchos componentes de Podemos y d’Izquierda Xunida, tolo que se diga d’esta última formación va tener una traducción verosímil pal casu de la primera.

Non siempre de manera esplícita, incluso a veces negándolo con más pasión qu’aciertu, Izquierda Xunida naz de la constatación del fracasu del PC de Carrillo. Naz asina, cierto, pero col PC reclamando y exerciendo una posición de fuerza dientro d’una formación que se proclamaba plural y autónoma. Munchos tics que tovía pesen n’Izquierda Xunida provienen d’esi momentu fundacional, del numantinismu del PC, mui dau a identificar la so propia supervivencia cola del comunismu internacional, mui dau tamién a resolver les fractures internes aplicando’l manual de la clandestinidá, como si fuera posible al mesmu tiempu reconocer el fracasu de Carrillo y mostrar con arguyu una historia ensin fracasu nengún. Ehí ta en parte la clave de que nos primeros diez años de navegación d’Izquierda Xunida (más o menos la fase Gerardo Iglesias) el pesu na construcción de discursu políticu lu llevara’l movimientu sindical, y que como consecuencia d’esto s’asumiera’l marcu institucional impuestu pol partíu del gobiernu, el PSOE. Tantes veces se diz eso de “la muleta del PSOE” que s’escaez, inoportunamente, qu’esa muleta valía tanto p’apoyase nella como pa sascudir. Nun ye nada d’estrañar qu’estos díes, contemplando’l lentu coitus interruptus de Podemos col PSOE, munchos nos alcordemos d’aquella versión beta d’Izquierda Xunida, sacante qu’onde daquella había cuadros del sindicalismu, hai güei militantes del 15M y les marees.

Lo qu’aquella primer Izquierda Xunida soterró en beneficiu d’un papel subordináu al PSOE, ello ye, un modelu nuevu de sociedá, una alternativa al capitalismu avanzáu y a los roles residuales de la izquierda dientro d’esti, nun remaneció tampoco cuando llegaron los tiempos d’Anguita y el sorpasso. Tengo que reconocer que, nin daquella nin muncho menos nos últimos tiempos, nunca fui quien a columbrar les presuntes virtúes polítiques, estratéxiques y retóriques de Julio Anguita, un personax al que lo único que-y puedo reconocer ye la valentía d’asumir que n’España nun va haber una alternativa global d’izquierda mientres el PSOE siga esistiendo o, a lo menos, mientres el PSOE siga teniendo la hexemonía. Pa tolo demás, Anguita representa n’Izquierda Xunida la esibición d’un modelu de xerencia fundáu nel carisma, desconectáu del sindicalismu y de los movimientos sociales, y ancláu na acción coyuntural. Compárese la so denuncia de la “Europa de los mercaderes” cola que pueda exercer Pablo Iglesias de la UE actual: siempre la contradicción de primer planu, pero nunca la contradicción fundamental, que diría un maoísta (lo que nun quita, naturalmente, qu’esa denuncia siga siendo acertada).

El post-anguitismu n’Izquierda Xunida ye la historia médica d’una agonía con esteroides: disputes internes que nun yeren de dos modelos políticos sinón alpenes de dos modelos estratéxicos pero que teníen tamién la so llectura en clave moral, y nun dexa de tener encantu esa combinatoria interna pola que, cuanto más s’aporfiaba nos valores de la izquierda, más s’exercía internamente la cooptación y el mandarinismu, mientres que los momentos de mayor tibieza política solíen ser tamién los de mayor tresparencia y fair play.

Carrillo fracasó (y reconoció’l so fracasu) al querer competir col PSOE nel terrén del PSOE, y otro tanto-y pasó a Anguita (que nunca lo reconoció) venti años más tarde. Les fases intermedies tuvieron siempre presidíes pola indefinición táctica y la displicencia política, un poco a la manera de Refundazione Comunista n’Italia, pero con menos convulsiones (y tocando menos poder, too hai que lo dicir). Siempre que n’Izquierda Xunida se faló de refundase, de reinventase, saltaron les alarmes de los guardianes de les esencies, pero cada vez qu’estos llevaron la voz cantante y anularon el debate internu, la consecuencia foi la d’entregase al PSOE con tanta alegría como intransixencia, tratando de vendíos a tolos demás. La escayencia electoral solo fixo qu’acentuar y diversificar eses posiciones, hasta’l puntu de volveles irreconocibles na Izquierda Xunida de güei. Lo que separa a Cayo Lara d’Alberto Garzón ye esactamente lo mesmo que separa a esti de Gaspar Llamazares: la entropía del sistema. Por supuesto que les engarradielles internes pol control de la organización son una variable a tener mui en cuenta pa facer un diagnósticu precisu, pero nun lo ye menos l’alternancia, dientro de caún de los grupos en conflictu, d’eses dos almes, la estetizante y la moralizante, la del sorpasso y la de la resistencia, la de la muleta pa sascudir y la de la muleta pa sofitar. Y otro tanto pudiera pasar con Podemos, a poco que los años pongan orde nel caos primitivu.

 

Gambito de confluencia

Entre los tuits de Zapata y los de Errejón, se ha hablado poco de los de Gaspar Llamazares. Injusto es. Sin dejar de ser un político de esos de toda la vida, con su particular cuota de carisma y un instinto de supervivencia intacto tras varios decenios de sudar la corbata, Llamazares se desenvuelve inusualmente bien en el mundo de las redes sociales, lo cual es indicativo de que, para nadar a tus anchas en la buena sociedad, ya importa menos saber cuál es el tenedor del pescado que tener olfato para contratar a un buen community manager.

Entre el 15 y el 22 de junio, el ex coordinador de Izquierda Unida y diputado en Cortes redactó, o le redactaron, 66 tuits, de los cuales 44 tenían a Podemos como destinatario, tema u objeto de comentario. De los 22 restantes, apenas media docena comentando o criticando alguna acción del PP o del gobierno, y tan solo un par de ellos contra el PSOE. De estadísticas está empedrado el infierno, pero alguien podría decir, con estos números en la mano, que los intereses de Gaspar Llamazares están en un punto bastante diferente al que cabría esperar de quien encabeza una opción política con nombre de izquierda y apellido plural. Cierto que son días de negociaciones complejas, o eso dicen, pero eso no justifica que Podemos aventaje en un 200% al resto de las cuestiones que un político podría abordar desde su perfil en Twitter. Y eso sin tener en cuenta el aspecto cualitativo, tan elocuente como el cuantitativo: abundan en esos tuits las expresiones airadas, el tono bronco y la falta de mesura, todo ello adobado con una pizca de victimismo y un ramillete de soberbia que quedan bastante lejos de los aderezos habituales en quien hasta hace poco llevaba la voz cantante en Izquierda Unida.

Es poco sorprendente el crescendo tanto cuantitativo como cualitativo de los últimos días, conforme se acerca la votación de investidura del próximo presidente asturiano. Así, el 19 de junio hubo un pico de tensión provocado por la propuesta de Podemos de rebajar los salarios y el número de asesores de los diputados, y el 20 un segundo pico despreciando la propuesta de Podemos de sumar posiciones frente al PSOE. En ninguna de esas crisis se trata de confrontar puntos de vista divergentes, sino que es evidente la voluntad de justificar las propias decisiones: decisiones consumadas, como la de no sumarse a la limitación de salarios, o en trance de consumarse, como la de no apoyar la investidura de Emilio León, pero vestidas todas ellas con el mismo tipo de argumentos, casi todos ad hominem.

Sinceramente, no me creo que un tipo tan inteligente como Gaspar Llamazares se meta de manera gratuita en semejante exhibición de despecho: que si me insultaron, que si no nos quieren, que si nos llamaron corruptos o no nos cogen el teléfono. Tiene que ser otra cosa: o bien trata de sacar ventaja para llevarse la parte del león, y la de León (vendiendo sus cinco votos a cambio de una “confluencia de la izquierda” que le permita presumir de haber logrado acá lo que Garzón no consiguió allá), o bien exagera los agravios para justificar la difícil decisión de entregar el gobierno asturiano a Javier Fernández. Que los dos movimientos sean igual de verosímiles indica que Llamazares no ha dejado de estar siempre en el mismo lugar, y eso es lo relevante y lo que explica la dureza de sus posiciones.

Al contrario de lo que se dice por ahí desde hace algunos años, Gaspar Llamazares no fue pionero en eso de tender puentes entre Izquierda Unida y el PSOE. Sí lo fue en su estrategia de pretender elevar a Izquierda Unida al estatuto de referencia ideológica y moral del espectro de la izquierda española. Voluntariamente o no, jugó una carta peligrosa pero no demasiado infrecuente: la de la identificación de esa alternativa ideológica y moral con su propia persona. El hecho de que Izquierda Unida se esté precipitando al abismo en todas partes salvo (en términos electorales) en Asturies, refuerza su posición y le dota de un poderoso altavoz con el que hace unos meses ni se atrevía a soñar. Sabe, además, que muchos militantes de Izquierda Unida hacen a Podemos responsable del hundimiento y ese sentir es lo que Llamazares está explotando para obtener a cambio un cierre de filas en torno a su persona.

¿Durará mucho? Pues depende. Porque el envite a la grande con que Llamazares saluda a la nomenklatura de IU se compadece poco con el envite a la chica que parece estar preparando en Asturies. Desde luego, marcar distancias con alguien no parece la mejor manera de demostrar que se quiere “confluir” con ese alguien, ni aunque sea un ratito, pero hacer causa común con el adversario tampoco parece el mejor modo de convencer a los tuyos de que su salvación está en tus manos.

O César o nada

Pa entender el turdeburde que vive’l Xixón post 24M, nun nos queda otro que retroceder al mes de mayu de 2011. El descontentu ciudadanu que daquella cuayaba nes movilizaciones qu’agora conocemos como 15M, articulóse en Xixón de manera mui diferente a como lo fixo n’Uviéu o n’Avilés. De mano, igual porque en Xixón la estrema izquierda nun sufriera un colapsu equivalente al de les otres ciudaes, la novedá de lo nuevo yera menos novedosa, o dicho d’otra manera: el 15M xixonés yera un poco un mayu xixonés de los de tola vida. Esa foi la primer diferencia. La segunda, non menos importante, foi qu’en Xixón ganó Foro l’alcaldía.

Foro ganó l’alcaldía, que non les elecciones, porque primero ganó la hexemonía, porque supo rentabilizar electoralmente la reconfiguración social y económica que sufriera la ciudá, y porque aprovechó la insólita capacidá del PSOE local pa pegase tiros a sigo mesmu y non solo nos pies. Al PSOE, hasta 2011, rentába-y electoralmente sopelexar izquierdismu interclasista una vez cada cuatro años, pero la táctica dexó de funcionar en cuantes que la ciudá s’enllenó d’edificios barcu y barrios residenciales a mayor gloria d’un par d’empreses constructores anguaño inesistentes. Ye lo que tien fabricar una ciudá sobre’l molde ficcional d’una utopía hanseática: que munchos habitantes acaben creyendo’l mitu y cuenten tar viviendo en Lübeck. El resultáu ye lo que tenemos agora: dos ciudaes superpuestes, peligrosamente encolingaes sobre l’escobiu qu’atraviesa Asturies. Hai más o menos un añu, a miles de viandantes d’izquierda entró-yos l’horror vacui y, buscando un poste o dalgo a lo que se garrar, toparon con Podemos.

Cualquiera que xurgue un poco nes intimidaes de Podemos n’otres ciudaes, non solo d’Asturies, va descubrir que les bases nitroxenaes del partíu son bastante asemeyaes nunes y n’otres. Xixón ye de les poques ciudaes del so tamañu onde esi ADN ta alteráu. Pero la culpa d’eso, francamente, nun la tien Mario Suárez del Fueyo. Primero hubo años d’entreguismu d’Izquierda Xunida al PSOE y del PSOE a los Masavéu, y hubo tamién un rosariu de cambios xeneracionales importantes pa una ciudá d’un cuartu de millón d’habitantes y ensin campus universitariu (sí, yá sé que Viesques): Xixón foi vaciándose de población precisamente pel segmentu d’edá pel que primero debía anovase la izquierda local. Nin l’elitismu del PSOE, nin la estratexa (comprensible) de resistencia numantina del sindicalismu d’izquierda, fixeron muncho por mirar pa los barrios del interior nin pa lo qu’ellí taba ocurriendo, como tampoco pa la zona rural, retratada por un prócer d’Izquierda Xunida como una especie de ciudá xardín insolidaria y mezquina que más valía desaniciar.

Cierto que nada d’eso ye un misteriu mui misteriosu, y qu’esi estáu de coses tuviéronlu presente bien de votantes tradicionales del PSOE que, de la que Podemos asomó’l focicu, hai poco más d’un añu, punxéronse a aplaudir a rabiar, convencíos de qu’había anovamientu pa la izquierda local, anque viniera de fuera del partíu al que munchos d’ellos facíen responsable (porque lo yera) d’esa pérdiga de poder municipal y hexemonía social o viceversa. D’ehí l’escrache mediáticu que viven estos díes los conceyales electos de Xixón Sí Puede. Da lo mesmo que’l PSOE tuviera cuatro años p’analizar por qué perdió la xoya de la corona y obrar en consecuencia envede presentar a un candidatu a l’alcaldía del que lo menos que se pue dicir ye que mui nuevu en política nun ye. Total, la llectura que fixeron hai cuatro años foi que perdieron por culpa de gobernar con Izquierda Xunida, y tanto lo repitieron qu’hasta Izquierda Xunida acabó creyéndolo. Igual va pasar agora con esti escalforiáu llamamientu a la intifada contra Foro: si ganen los malos, la culpa va ser de Podemos.

Lo peor que pue pasar ye que tengan parte de razón, pero non polo qu’ellos barrunten: en ciudaes como Xixón, el papel de Podemos yera ser o César o nada, porque pa eso se inventó esti artefactu, pa dexar que xugara tamién una mayoría social que nun tien nada que ganar del conflictu ente los dos bloques del réxime, pero de poco podía valer si nun se cambiaba’l tableru de xuegu, si los actores diben ser, individual o colectivamente, los mesmos de los últimos venti años. Nun facía falta ser politólogu pa ver que, nesi contestu, el resultáu diba ser un repartu de cuotes tan difícil de xestionar como’l que tenemos delantre. Cómo salir agora d’esti impasse ye difícil de pescudar, a nun ser que tengamos a mano un DeLorean y un puñáu de plutonio. La única salida razonable, a lo menos pa Xixón Sí Puede, ye aplicar lo que Podemos siempre dixo que diba facer en casos como esti, a saber: una consulta popular pa decidir si se pauta y con quién. Toles demás soluciones posibles impliquen, amás d’un incumplimientu grave de les propies premises, atribui-yos poderes sobrenaturales a los que dicen saber interpretar a pelo la voluntá y los deseos de 30.000 votantes.

No soy yo, eres tú

Creo que todo el mundo guarda el recuerdo de haber sido engañado por sus padres en alguna ocasión. Nada especialmente dramático: me refiero a esa técnica de aplazamiento de la frustración que consiste en diferir una negativa haciendo creer al hijo o a la hija que sus expectativas se verán cumplidas a su debido tiempo. Funciona casi siempre, pero por si acaso los padres expertos van dejando caer, a lo largo de esa prórroga que se autoconceden, posibles razones por las cuales esos planes (ir al cine, estar una semana sin bañarse, celebrar un cumpleaños en la luna) tal vez no lleguen a buen término. Al final hay cabreo, claro, pero atenuado por la fatiga de la espera, aunque es probable que el resentimiento producido sea más perdurable que el que habría generado la sinceridad inmediata: me sale más barato comprarte cocaína que llevarte al cine, hueles a rayos, el PP ha privatizado la luna.

Una de las pocas cosas que cabe esperar de la vida es que, al crecer, nuestros padres dejen de tratarnos como a gilipollas. La posibilidad de que sean otros adultos los que nos traten así, ni se nos pasa por la cabeza, toda vez que a nadie más le ha sido concedido el don de verlo todo (una cualidad que el pensamiento infantil atribuye a los padres y que no se borra con el paso del tiempo, por muchas ciencias que te enseñen en la secundaria, aunque es posible que fuera de otra manera si en la secundaria se enseñara más ciencia y menos religión o Empresa Joven Europea). Calculando a ojo, el resentimiento producido por una promesa traicionada en esas circunstancias viene a ser el producto del resentimiento infantil multiplicado por el número de años transcurridos desde que dejaste de creer que te habían robado la nariz.

Todo eso le da igual a la Federación Socialista Asturiana, experta en practicar una técnica de negociación tan compleja como sutil: primero prometer y después meter. Convenzamos a estos memos de que pacten con nosotros, prometámosles lo que quieran, ya habrá tiempo no solo de romper esa promesa sino de hacer creer al público que son ellos los que rompen, por infantiles e insolidarios. Los memos en cuestión (no solo IU y UPyD, sino sus votantes, entre los que me cuento y no me cuento, adivinen) tienen, encima, que dejarse la piel para no pasar por simples y caprichosos: No me digas que vas a romper el pacto por esa tontería de la ley electoral, que no le importa a nadie. Pues mira, va a ser que sí que importa, si fue una condición que te pusimos y tú la aceptaste. Da igual que hayas dicho que no creías en ella y que tus votantes no te eligieron para eso: si así fue, no deberías haber pactado, pues traicionabas a esos votantes, y si pactaste, no deberías romper el pacto, pues traicionas a tus socios. Eres doblemente traidor y, por si fuera poco, pretendes ahora hacerte el agraviado.

Lo peor, me temo, es que esta frustración en diferido no es sino el preludio de una mayor y no menos esperada: el hermanamiento definitivo entre los dos campeones del bipartidismo, PSOE y PP, siguiendo el ejemplo de sus primos alemanes. Dejen de negar con la cabeza y demuestren con hechos que me equivoco.

Fidelidá y cartomancia

Los resultaos de les elecciones asturianes del 25 de marzu nun dan pie a llectures mui de fiar. Dan pie, eso sí, a reacciones emocionales de signu mui variáu: ataques d’indignación, efusiones de misantropía, esibiciones de miopía y cara dura, lloriaes d’euforia o resignación o euforia resignada. A lo incognoscible pertenecen les motivaciones (o les desmotivaciones) d’un 44% d’abstencionistes. A lo interpretable, un repartu d’escaños que, como poco, da pa rascase la cabeza unos cuantos años.

El partíu gobernante (ye un dicir), FAC, pierde 55000 votos en comparanza coles elecciones de 2011. Nun gana. Tampoco n’escaños, a pesar de la llei electoral. Gana’l PSOE, pero nun-y da pa formar gobiernu nin siquiera col apoyu d’Izquierda Xunida. El PP, esperable beneficiariu del xostrazu de FAC, non sólo nun recupera nenguna d’eses 55000 papeletes casquistes, sinón que pierde tovía otres 10000, lo que lu convierte, incontrovertiblemente, nel partíu más castigáu del arcu parllamentariu, cuantimás depués de xugar a “o César o nada”. A la fuerza la reforma llaboral tenía que pasar factura.

Si nos conformamos con buscar el titular más fácil, obligao ye concluir que la vida sigue igual. Presumiblemente, tendremos un gobiernu en minoría. Presumiblemente, esi gobiernu va tar encabezáu por Francisco Álvarez-Cascos. Si al final (queda’l recuentu del votu esterior) nun ye asina, habrá que ver si Javier Fernández, solu o acompañáu, cuenta col apoyu d’UPyD na sesión d’investidura, y eso en casu de que decidiera ser fiel a sigo mesmu y presentar la so candidatura a presidente del Principáu. Too depende, nel fondu y na forma, de demasiaes fidelidaes: Javier Fernández prometió postulase si sacaba más escaños que nadie (y sacólos), UPyD prometió apoyar la investidura de la formación más votada (que ye’l PSOE), Cascos y Cherines prometieron que nun había posibilidá nenguna d’arreglase (y por eso hubo estes elecciones). Qu’agora toos ellos se desdigan, por desgracia, nun ye imposbile, nin tampoco improbable. Lo qu’esplica, en parte, esi 44% d’abstención.

Otra cosa ye la cartomancia, a la que se dedica bona parte del análisis políticu (y con cierta xustificación, una y bones la demoscopia nun vive’l so meyor momentu).  ¿Úlos, los mios votos?, paecen entrugase la mayoría de les formaciones polítiques que presentaron candidatura. Difícil de dicir ye. Puestos a conxeturar, ún diría que munchos de los del PSOE quedaron en casa, en cuenta de dir pa FAC (como nes últimes): ¿fálta-y credibilidá al partíu, o sólo al candidatu? Tamién quedó en casa munchu votu del PP. Tamién munchos d’Izquierda Xunida, la única candidatura, con UPyD, que sube en votos absolutos amás d’en porcentaxe, anque pudiera esperase una subida aínda más acusada (que sí se da n’Andalucía). Nun salen per nenguna parte los votantes de Bloque por Asturies-UNA, a nun ser qu’especulemos que munchos d’ellos optaron por FAC (que l’antagonismu ente Shakespeare y la madreña prendió, anque non onde yera más fácil d’esperar) , y otros, la mayoría, pola abstención. Pero too esto ye matemática demente y nun val pa otro que pa matar el tiempu cuando nun se quier mirar la realidá de frente.

Llectures, llectures, llectures. Habrá que falar estos díes (y estos años) de desafección, de desencantu, de castigu y d’espectáculu (l’escañu d’UPyD: una combinación d’espectáculu, oportunidá y esnobismu). En tou casu, la vida nun sigue igual: hai movimientu nes trincheres, anque’l frente nun se mueva.