Vistalegre II: Más allá de la cúpula del Telegram

No me saco de la cabeza aquella escena de Morir todavía en la que el psiquiatra (Robin Williams) explicaba al detective (Kenneth Branagh) cómo dejar de fumar: “Uno es fumador o no fumador. No hay término medio. El truco consiste en averiguar qué es lo que uno es, y serlo”. Sigue leyendo “Vistalegre II: Más allá de la cúpula del Telegram”

Cambio de hora

No tengo el día. Mariano Rajoy vuelve a ser presidente del gobierno español, ya no en funciones, aunque eso qué más da, si después de todo su prioridad más inmediata es irse de puente. El PSOE, aquel partido que cacareaba hace unos meses su insobornable identidad de izquierdas frente a la indefinición de Podemos, ha entregado a Rajoy no solo el gobierno de España sino también la cabeza de su propio secretario general y aspirante a presidente y, de regalo, una profesión de inconstitucionalidad en la persona de Adriana Lastra, quien ha afirmado abstenerse “por imperativo”. Y encima nos cambian la hora. Quién necesita Halloween. Sigue leyendo “Cambio de hora”

El cielo puede esperar

Supongo que soy de esos izquierdistas trasnochados que piensan que al PSOE, ni agua. Oigo PSOE y automáticamente pienso en el GAL, en la OTAN, en la reconversión industrial, en la Ley Corcuera, en la reforma del 135 CE, en la Ley de Partidos, en los insumisos presos, en los sindicalistas presos, en las puertas giratorias, en la religión en las escuelas, en la sumisión a la monarquía, y todo eso sin necesidad de prestar atención a Felipe González en su ultimísima faceta de capo di tutti capi. Lo confieso: yo soy el que aplaudió cuando Pablo Iglesias dijo aquello de la cal viva. Lo hice: aplaudí mentalmente y acto seguido me mandé a mí mismo al rincón de pensar. Sigue leyendo “El cielo puede esperar”

Nuestro Cuarto Estado

Parece que avanzan hacia la luz desde el interior de una caverna, pero ese fondo sombrío es un espacio abierto, verde y casi salvaje: Naturaleza en estado puro, solo que en penumbra. ¿No es extraño? Casi podríamos medir en siglos el tiempo que llevan los pintores transitando de la ciudad al campo, del bodegón a la fronda, y estos tipos, en cambio, lo hacen al revés: dejan atrás los verdes pastos en los que triscarían tan campantes no solo las cabras sino el mismo Claude Lorrain en pleno furor báquico; se visten con lo que aparentemente son sus mejores galas pero que, así y todo, el espectador burgués de 1901 aún consideraría ropajes poco apropiados para figurar en una pintura de ese tamaño (293 x 545 cm); y con ese semblante que solemos calificar de adusto (y algún día comprobaremos en el diccionario si lo es o no) pero que más parece un no semblante, el rostro sin estrenar de una multitud de iguales, caminan hacia nosotros, hacia la luz que irradia desde nuestra condición de observadores, más de un siglo después desde que Giuseppe Pellizza da Volpedo determinara que así serían los integrantes del Cuarto Estado, el Pueblo, la Clase Trabajadora. Los que dejan atrás las servidumbres del campo y vienen a enrolarse en el ejército del proletariado urbano. O tal vez los que ni desean ni se proponen dejar de ser campesinos, jornaleros, braceros, sino más bien dignificar su condición de campesinos, de jornaleros, de braceros, y deponen por un día sus aperos y se cruzan de brazos exigiendo lo que, a juzgar por lo convencionalmente adusto de ese semblante multitudinario, no puede ser sino Justicia. Sigue leyendo “Nuestro Cuarto Estado”

No ha sido el señor D’Hondt

El Partido Popular ha vuelto a ganar las elecciones. Era difícil otro resultado sin que mediara una catástrofe biológica, tipo peste bubónica: una sociedad no cambia tanto en seis meses. Igual de previsible era que los demás partidos mantuviesen su cuota de poder, salvo Ciudadanos. (Hay algo en Ciudadanos que se impugna a sí mismo, igual que lo había en UPyD, y ese es ahora mismo uno de los asuntos que más me intriga de la política española, pero no es de eso de lo que tratan estas líneas. Cada cosa a su tiempo.)

Estas líneas tratan del resultado de Unidos Podemos, de su relación con el electorado del PSOE y con la evolución de Podemos desde su creación hace dos años y medio. Y no pretendo disfrazarlas con retórica pseudocientífica (las ciencias sociales, para quien las trabaja): es personal, no son negocios. Sigue leyendo “No ha sido el señor D’Hondt”

Esllendor y escayencia d’Izquierda Xunida

Agora que ta de moda referise a les dos almes de Podemos, nun ye mal momentu pa discutir de les dos almes d’Izquierda Xunida: ye una discusión más granible, de la que podemos deprender muncho más que de la otra, una y bones en Podemos, hasta onde yo sé, nun hai dos almes, hai munches más. Ello ye que, cuando nel futuru escribamos la historia primitiva de Podemos, va ser difícil simplificar hasta’l puntu de someter toles posiciones en xuegu dientro d’una tipoloxía binaria, mientres que con Izquierda Xunida, seique pola perspectiva que dan los años y el dexar atrás la historia primitiva, sí que ye dable facelo. Y ye útil por dos razones: de mano porque, por muncho qu’Izquierda Xunida nun tea anguaño na meyor de les situaciones, ye posible, nostante, que se recupere; y depués porque, a poco que pongamos el focu na xenealoxía común de munchos componentes de Podemos y d’Izquierda Xunida, tolo que se diga d’esta última formación va tener una traducción verosímil pal casu de la primera.

Non siempre de manera esplícita, incluso a veces negándolo con más pasión qu’aciertu, Izquierda Xunida naz de la constatación del fracasu del PC de Carrillo. Naz asina, cierto, pero col PC reclamando y exerciendo una posición de fuerza dientro d’una formación que se proclamaba plural y autónoma. Munchos tics que tovía pesen n’Izquierda Xunida provienen d’esi momentu fundacional, del numantinismu del PC, mui dau a identificar la so propia supervivencia cola del comunismu internacional, mui dau tamién a resolver les fractures internes aplicando’l manual de la clandestinidá, como si fuera posible al mesmu tiempu reconocer el fracasu de Carrillo y mostrar con arguyu una historia ensin fracasu nengún. Ehí ta en parte la clave de que nos primeros diez años de navegación d’Izquierda Xunida (más o menos la fase Gerardo Iglesias) el pesu na construcción de discursu políticu lu llevara’l movimientu sindical, y que como consecuencia d’esto s’asumiera’l marcu institucional impuestu pol partíu del gobiernu, el PSOE. Tantes veces se diz eso de “la muleta del PSOE” que s’escaez, inoportunamente, qu’esa muleta valía tanto p’apoyase nella como pa sascudir. Nun ye nada d’estrañar qu’estos díes, contemplando’l lentu coitus interruptus de Podemos col PSOE, munchos nos alcordemos d’aquella versión beta d’Izquierda Xunida, sacante qu’onde daquella había cuadros del sindicalismu, hai güei militantes del 15M y les marees.

Lo qu’aquella primer Izquierda Xunida soterró en beneficiu d’un papel subordináu al PSOE, ello ye, un modelu nuevu de sociedá, una alternativa al capitalismu avanzáu y a los roles residuales de la izquierda dientro d’esti, nun remaneció tampoco cuando llegaron los tiempos d’Anguita y el sorpasso. Tengo que reconocer que, nin daquella nin muncho menos nos últimos tiempos, nunca fui quien a columbrar les presuntes virtúes polítiques, estratéxiques y retóriques de Julio Anguita, un personax al que lo único que-y puedo reconocer ye la valentía d’asumir que n’España nun va haber una alternativa global d’izquierda mientres el PSOE siga esistiendo o, a lo menos, mientres el PSOE siga teniendo la hexemonía. Pa tolo demás, Anguita representa n’Izquierda Xunida la esibición d’un modelu de xerencia fundáu nel carisma, desconectáu del sindicalismu y de los movimientos sociales, y ancláu na acción coyuntural. Compárese la so denuncia de la “Europa de los mercaderes” cola que pueda exercer Pablo Iglesias de la UE actual: siempre la contradicción de primer planu, pero nunca la contradicción fundamental, que diría un maoísta (lo que nun quita, naturalmente, qu’esa denuncia siga siendo acertada).

El post-anguitismu n’Izquierda Xunida ye la historia médica d’una agonía con esteroides: disputes internes que nun yeren de dos modelos políticos sinón alpenes de dos modelos estratéxicos pero que teníen tamién la so llectura en clave moral, y nun dexa de tener encantu esa combinatoria interna pola que, cuanto más s’aporfiaba nos valores de la izquierda, más s’exercía internamente la cooptación y el mandarinismu, mientres que los momentos de mayor tibieza política solíen ser tamién los de mayor tresparencia y fair play.

Carrillo fracasó (y reconoció’l so fracasu) al querer competir col PSOE nel terrén del PSOE, y otro tanto-y pasó a Anguita (que nunca lo reconoció) venti años más tarde. Les fases intermedies tuvieron siempre presidíes pola indefinición táctica y la displicencia política, un poco a la manera de Refundazione Comunista n’Italia, pero con menos convulsiones (y tocando menos poder, too hai que lo dicir). Siempre que n’Izquierda Xunida se faló de refundase, de reinventase, saltaron les alarmes de los guardianes de les esencies, pero cada vez qu’estos llevaron la voz cantante y anularon el debate internu, la consecuencia foi la d’entregase al PSOE con tanta alegría como intransixencia, tratando de vendíos a tolos demás. La escayencia electoral solo fixo qu’acentuar y diversificar eses posiciones, hasta’l puntu de volveles irreconocibles na Izquierda Xunida de güei. Lo que separa a Cayo Lara d’Alberto Garzón ye esactamente lo mesmo que separa a esti de Gaspar Llamazares: la entropía del sistema. Por supuesto que les engarradielles internes pol control de la organización son una variable a tener mui en cuenta pa facer un diagnósticu precisu, pero nun lo ye menos l’alternancia, dientro de caún de los grupos en conflictu, d’eses dos almes, la estetizante y la moralizante, la del sorpasso y la de la resistencia, la de la muleta pa sascudir y la de la muleta pa sofitar. Y otro tanto pudiera pasar con Podemos, a poco que los años pongan orde nel caos primitivu.

 

Cómo reaccionar como dios manda ante un atentado islamista

¿Aún no ha dicho usted la última palabra sobre los atentados de Bruselas, o sobre el islamismo, o sobre la islamofobia, o sobre el capitalismo global, o sobre todo ello a la vez? ¿Y a qué espera? La ocasión la pintan calva, barbuda y con turbante. Desaprovéchela y venga luego a reclamar sus cinco minutos de homilía en la próxima cena familiar: de eso nada, la condición de todólogo hay que currársela, de lo contrario cualquiera puede alzarse con el título y dejarle a usted en un humillante segundo puesto. Cierto, eso que siente ahí, a la altura del diafragma, se parece mucho al remordimiento: desearía usted haber leído más, o haber leído algo, sobre yihadismo, sobre Siria, sobre Frontex, sobre Erdogan, pero quién puede predecir por dónde va a salir la actualidad candente, recuerde Ucrania, cuando todo el mundo tenía que decir algo sobre Ucrania y nadie sabía qué, cómo, dónde.

Sobre todo, apresúrese a condenar, sin tapujos ni matices. Sea rotundo: a estas alturas debería usted saber que, en materia de condenas, mejor pasarse que quedarse corto, y aun así alguien se las apañará para reprocharle tibieza, ambigüedad, afán de hacer tortilla sin romper huevos. Sea rotundo, he dicho, y golpee el primero y con saña. Si no está dispuesto a hacerlo, asegúrese de contar con un buen puñado de fieles y sea rotundo en la no condena, aproveche la ocasión para deconstruir o sencillamente destruir un par de convenciones o tres, no hace daño a nadie, casi nadie se entera y queda bien en los periódicos de pequeña tirada. Sobre todo, insisto, nada de Condenar Pero: se meterá usted en discusiones que no desea, le costará hacerse oír, pasará por tirio con los troyanos y por troyano con los tirios y, lo que es peor, caerá en la cuenta de que nadie tiene la menor idea de quiénes fueron los tirios, ni usted tampoco.

Si me ha hecho usted caso y ha condenado sin melindres ni aspavientos el terrorismo en todas sus formas, añada los anexos que le convengan según el caso. Si se dedica usted a la política, ya sea usted portavoz parlamentario o secretario general de algún micropartido o agrupación de electores en alguna remota pedanía, póngase a disposición del gobierno y las fuerzas de seguridad del Estado para lo que haga falta: nadie va a preguntarle exactamente qué podría hacer usted para ayudar en la lucha contra el terrorismo, de hecho es más que probable que nadie le tome en serio, pero por si acaso. Asegúrese bien de que su ofrecimiento salpica a algún oponente. Si ha hecho bien los deberes, seguro que encuentra a alguno que una vez estuvo de vacaciones en Túnez o en Bidart, todo vale. Si no se dedica a la política, expláyese: la culpa es de los políticos, de todos, y si de usted dependiera ya habría solucionado el problema. Muy importante: no se empeñe en explicar cuál es, a su juicio, el problema, déjelo así, de ese modo la solución será plausible por sí sola. No lo estropee: recuerde que la imaginación ajena es el mejor aliado de las mentes poco imaginativas.

¿Ya se ha hecho un hueco en la conversación? ¿Ya ha pergeñado un par de tuits o, en su defecto, alguna lapidaria frase en su grupo favorito de Telegram o Whatsapp? ¿Ya ha actualizado su estado en Facebook y cosechado los previsibles likes? ¿Ya ha apabullado a sus compañeros de trabajo con su delicada exégesis de la situación? Enhorabuena: lo peor ya ha pasado. Ahora viene el momento divertido: la interacción. Por lo que veo, aún no se ha provisto usted del indispensable catálogo de interlocutores plastas, aquellos que debe usted evitar si quiere hacer carrera. Es imperdonable, así nunca llegará usted muy lejos. Memorice al menos los siguientes estereotipos y úselos con discreción pero a discreción. No se arrepentirá.

Tenemos, en primer lugar, al islamófobo convicto y confeso, tradicional o ilustrado. Al islamófobo tradicional le reconocerá usted fácilmente: no sabe pronunciar “islam”, prefiere el genérico “moros” y, más concretamente, el no menos genérico pero mucho más descriptivo “putos moros”. El islamófobo ilustrado, no obstante, hace gala de una paleta más compleja de adjetivos, sabe a grandes rasgos qué es el yihadismo y puede que hasta el salafismo y el wahabismo, incluso hay alguno que sabe decir “muyaidín” sin escupir; ha leído a Houellebecq o al menos le suena, y es un paladín de las libertades femeninas, salvo que hablemos de mujeres con hiyab; está suscrito a Mongolia desde el atentado contra Charlie Hebdo. La diferencia entre uno y otro tipo de islamófobo depende de las ganas que tenga usted de perder el tiempo: con el primero se pasa el trago fácilmente, es parco en palabras y, por regla general, de temperamento colérico, de modo que la cruzada le durará hasta que alguien cambie de tema o hasta que se acabe el pacharán; en cambio, el islamófobo ilustrado puede ser un problema si no es usted uno de ellos: su islamofobia es estructural y de largo recorrido; la discusión, si se produce, puede durar semanas.

En el otro extremo del espectro campa por sus respetos el rojo de toda la vida, del que también cabe encontrar dos ramas o facciones, lo que, para tratarse de un grupúsculo de izquierdas, es todo un mérito (lo normal es que haya veinticuatro o veinticinco). Por un lado, el Rojo De Toda la Vida Pero Compasivo es, hay que reconocerlo, un tipo dialogante, incluso demasiado dialogante; es fácil empatizar con él, a poco humano que sea uno; es de condena rápida (de la violencia en todas sus formas) y de soluciones lentas (la educación para la tolerancia suele ser su receta para todo). Por otro lado, el Rojo De Toda La Vida Y Hasta La Victoria Siempre, aunque tenga sus ramalazos compasivos, hará todo lo posible por enterrarlos bajo una capa de resentimiento global y soluciones draconianas. No gaste saliva con este último: cualquier término que usted saque a relucir se diluirá como un azucarillo en agua, ya sea “terrorismo” (qué habrá más terrorista que la OTAN salvo ese oscuro ex compañero de fatigas del Rojo De Toda La Vida Y Hasta La Victoria Siempre que un día justificó los bombardeos de Libia: ese es el verdadero terrorista), ya sea “derecho internacional” (una broma del capitalismo) o “fanatismo religioso” (la religión del dinero, etcétera). No le pierda de vista. Si ve que empieza a tratar al terrorista suicida como a un mártir anticapitalista, aléjese: el universo podría implosionar por anemia de sentido común.

Están en tercer lugar los (previsiblemente pocos) musulmanes con quienes pueda o se atreva a hablar de estas cuestiones. Un islamófobo ilustrado le diría que tenga usted cuidado: es costumbre musulmana practicar la taqiyya, el disimulo de las propias convicciones ante los infieles. Un Rojo De Toda La Vida Pero Compasivo le replicaría que, en materia de simulaciones, tampoco es que los firmantes de pactos antiyihadistas lo hagan mal del todo.

Nos quedan, por último, los niños. Déjeme que le diga una cosa, solo una, sobre los niños: no los meta usted en esto. No necesitan su opinión, ni su odio religioso ni su humanitarismo global, ni su tendencia a los matices ni su afición a la truculencia. Los niños ya saben que el que mata se llama asesino y el que es asesinado, víctima. No los confunda, no les riegue los oídos con clichés. Si lo deja estar, cuando crezcan sabrán perfectamente distinguir a un asesino de una víctima sin importarles que el primero mate en nombre de Alá o de la UE o que la víctima lo sea del DAESH o de los guardacostas turcos o de ambos verdugos a la vez.

Venga, campeón, al lío. Verá qué fácil.

 

Conservadurismo radical

Creo que fue Javier Pérez Royo quien dijo una vez que, desde el inicio de la Transición, la derecha gestionaba las crisis y la izquierda (me parece que se refería al PSOE) las abundancias. O al menos eso entendí yo, que tiendo cada día más al simplismo ideológico con agravante de pereza. Dicho de otro modo: la derecha llena la bolsa y el PSOE (dejémonos de eufemismos) reparte las monedas. Me pareció en su día (no conocíamos aún a Zapatero) una descripción arriesgada, por cuanto todavía no se había producido un número suficiente de cambios de gobierno (Aznar había sustituido a González y poco más: un horizonte de sucesos demasiado limitado), pero acorde, en todo caso, con el concepto que el PSOE tiene de sí mismo o al menos con el autoconcepto que puede desprenderse de muchos de sus movimientos.

Para empezar, no pone en cuestión uno de los axiomas de la Cultura de la Transición, a saber: que izquierda y derecha son opciones definidas dentro de un tablero no opcional. Puesto que el tablero de juego no es objeto de decisión, se sigue que el primer objetivo de cualquier opción política será mantener el tablero intacto, conservar incólumes las estructuras jurídicas, políticas y económicas del régimen del 78. De esto se sigue, a su vez, que las diferencias políticas que puedan percibir los votantes entre PSOE y PP, por muy legítimas que sean, y por muy sinceramente que se exhiban, no implican necesariamente que ninguno de esos partidos vaya a hacer de ellas el eje central de su acción de gobierno. De ahí que a tantos votantes de derechas el PP les parezca un partido demasiado rojo, igual que son legión los votantes de izquierdas que consideran al PSOE vecino del fascismo. En el mercado electoral, los principales interesados tratan de vender esa circunstancia como ejemplo de moderación, pero nada más lejos de la realidad: de lo que se trata, más bien, es de una especie de conservadurismo radical.

Naturalmente, el andamiaje retórico e ideológico que mueven ambos partidos es mastodóntico, estilo gala MTV, pero no tanto como para hacernos creer que ninguno de ellos va a renunciar a esos presupuestos comunes de los que se alimentan. Por eso los llamados “partidos emergentes” pueden crecer allí donde ni el PP ni el PSOE generan convicción, esto es, en la defensa sin complejos de unos principios que ambos consideran adminículos muchas veces molestos aunque necesarios. Por eso, también, es frecuente que ambos partidos recurran al cliché de “lo importante”: hay temas que no son importantes porque no son preocupantes (con lo que quieren decir que a ellos no les conviene que la gente se preocupe por esos temas, pues son esos temas los que ponen de manifiesto que no hay mucha diferencia entre un partido y otro). Es eso, sin ir más lejos, lo que hace el PSOE en Xixón al abstenerse en una votación sobre el derecho de los ciudadanos a ir a los toros.

Para ser mínimamente consecuentes, los concejales socialistas habrían debido votar a favor de la propuesta del PP de “defender la libertad y el derecho a disfrutar de las corridas de toros”, igual que, en ese mismo pleno, fueron consecuentes al votar en contra de la oficialidad de la lengua asturiana: en ambos casos la premisa fundamental, coherente con el marco cognitivo que comparten PSOE y PP, es que hay que priorizar la libertad individual frente a imposiciones colectivas. Puesto que nadie se cree que esto funcione solo, esa premisa se complementa con otra, a saber: que los imperativos consustanciales al mantenimiento del régimen político no son imposiciones políticas sino leyes científicas, hechos naturales e indiscutibles, verdades evidentes. Una vez establecido lo que es natural y de sentido común, cualquier alternativa que se plantee es calificada automáticamente de “imposición” intolerable y de igualmente intolerable “politización”.

Deberíamos rebelarnos contra ese uso denigrante de la palabra “politización”, aunque solo fuera porque, cada vez que se nos muestra algo como ajeno a lo político, hay motivos para pensar que se trata de una apropiación indebida de lo común por parte de un particular. Claro que la supresión de los toros supone la politización de un espacio que PSOE y PP prefieren que siga privatizado, esto es, sujeto a decisiones particulares, entre ellas no solo la de asistir a una corrida sino también, y fundamentalmente, la de organizarla y lucrarse haciéndolo. Es la reglamentación de este tipo de actividades lo que caracteriza a una sociedad políticamente madura, pero precisamente eso es lo que significa cuestionarse el tablero de juego, de ahí esa impúdica resistencia de modales pueriles, esa exasperación del niño rico en presencia de una voluntad ajena. No tiene nada que ver con los derechos de los animales ni con defender las tradiciones: tiene que ver con la pretensión de que no toquemos sus juguetes.