Creo que mi vecino es Donald Trump

Estándar

Hoy mi hija salió del colegio diciendo que, según sus compañeros de clase, iba a empezar la Tercera Guerra Mundial. No sé si debería conmoverme que la alarma por la victoria de Donald Trump haya llegado hasta una clase de sexto de Primaria, pero el caso es que me inquieta y me fascina a la vez: ¿cuánto tiempo han tenido esos niños para asimilar ese rumor? ¿Una hora y media, dos horas como mucho? Ha tenido que ser entre el momento de levantarse de la cama hasta el de pisar el patio del colegio a las nueve de la mañana. El canal, presumiblemente, la radio del coche o la conversación entre sus padres, tal vez la televisión mientras desayunaban. Pero no ha hecho falta más: ahí estaba, precocinada, la información del día, el canutazo que les ha hecho sentir que algo extraordinario acababa de ocurrir. Continuar leyendo

De vuelta a los raigaños

Estándar

Pelos años cincuenta del sieglu XX, Asturies llenóse de xente que venía de llugares mui pal sur del cordal: andaluces, estremeños, salmantinos, portugueses. Dióse-yos, en bona parte de la nuestra xeografía, el nome xenéricu de “coreanos”, seique por dalguna asociación d’idees cola guerra de Corea que taba teniendo llugar daquella. Tamién “alberganos”, a los que vivíen, provisionalmente a lo menos, nos albergues que les empreses llevantaben pa da-yos techu. Nun yeren nomatos cariñosos. Constitúin l’equivalente del catalán “xarnego” y del “maketo” vascu. N’Alemania llamáronlos “Gastarbeiter”, “trabayadores convidaos”, términu qu’incluía, cómo non, a los mesmos asturianos qu’equí llamaben “alberganos” a otros y que nun duldaron n’aplicase a sigo mesmos la palabra cuando-yos tocó emigrar al norte.

Yo crecí nos años setenta y nun puedo dicir que los mios compañeros d’escuela que yeren fíos de portugueses o andaluces tuvieren munchu ésitu faciendo amigos. Nun ye que-yos tiráremos piedres, nin muncho menos, pero paecíennos un poco d’otru planeta. Anque, si tengo que ser más específicu, he dicir que, en realidá, los que nos paecíen d’otru planeta yeren los pas. Los fíos, yá nacíos n’Asturies, solo nos paecíen foriatos de xemes en cuando: digamos que la procedencia de les sos families nun yera causa de que nos engarráremos, pero sí yera un arma qu’usábemos contra ellos cuando nos engarrábemos por cualquier otru motivu.

Atopo de xemes en cuando a dalgún d’aquellos compañeros. Si-yos queda dalgún repulgu d’aquelles comenencies, nun se ve a simple vista. Si siguen viviendo en pueblu, paecen descendientes de diez xeneraciones d’autóctonos: falen más asturiano que cualquiera de los que marchemos. Sacar a rellucir los sos raigaños portugueses o castellanos ye cosa que namás diba ocurríse-y a un psicópata.

Tengo familia en Barcelona, asturianos que marcharon a vivir p’allá de la que yo nací y a los que nun-yos fai nenguna gracia que los llamen “xarnegos”. Nun m’imaxino a nengún d’ellos votando a Artur Mas o a Antonio Baños (anque pue ser que sí: tampoco tenemos tantu tratu), pero sí a los sos fíos, y nun digamos a los sos ñetos. El propiu Baños ye fíu de murcianos: como tamién los independentistes catalanes son seres humanos, seguro qu’ente ellos habrá dalgún babayu que desconfíe d’él por ser de pas foriatos. Pero que nun se nos escaeza que’l number one en materia de descalificaciones xenófobes vien siendo, en Cataluña, el candidatu del PP, Xavier García Albiol.

Esta selmana, Pablo Iglesias afaló a los catalanes fíos d’andaluces y estremeños a votar “pa nun ser invisibles”. En dalgunos sectores del independentismu cayó mal esa alusión etnicista, y con razón: claro qu’habrá en Cataluña invocaciones de sangre más autóctono que l’espetec, pero nun son eses les claves que manexen mayoritariamente los partidarios de la independencia y cuesta entender, polo demás, esa estratexa de combatir la división dividiendo. Menos s’entiende tovía la “rectificación” posterior, esa esplicación de que lo que quería Iglesias yera dirixise a los d’abaxo, a los escluíos del sistema: como si ser probe, en Cataluña, fuere consecuencia de ser foriatu.

Les campañes electorales cárgales el diablu, y ye fácil esaxerar o minimizar esti incidente según lo que tenga pensao votar caún el domingu que vien. Más preocupante ye polo que tien de síntoma, non tanto de lo que pasa en Cataluña como de lo que pasa fuera d’ella. El poder del clixé, la necesidá d’un debate dignu d’esi nome, la incapacidá xeneralizada pa pensar una España plural incluso queriendo, toa esa mala praxis que-y permite a Mas xustificar retayos si lo fai bien envueltu na senyera.

Si dalgo traigo deprendío desque diba a la escuela ye que’l capital nun fai distingos: esplota lo mesmo al recién llegáu qu’al que tien ocho apellíos de la tierra. Yera la escasez compartida lo que nos amigaba con aquellos fíos d’inmigrantes y foi aquella escasez compartida la que nos convenció, a nós y a ellos, de que nun había un “nós” nin había un “ellos”. El mesmu procesu que tán viviendo xeneraciones más nueves, zapicando con dalgún sobresaltu que diz más de la imbecilidá de dalgún individuu en particular que de la incapacidá colectiva pa integrar al diferente: el casu d’esi rapaz deportáu a Colombia porque’l xuez considera que, anque lleva quince años n’Asturies (y tien diecinueve), -y falta “arraigo social”. Prudencia entós a la hora d’inyectar arguyu pol raigañu, nun seya qu’ al descubrir a esi estremeñu interior dalguién descubra pa con él al colombianu esterior y volvamos al principiu.