Creo que mi vecino es Donald Trump

Hoy mi hija salió del colegio diciendo que, según sus compañeros de clase, iba a empezar la Tercera Guerra Mundial. No sé si debería conmoverme que la alarma por la victoria de Donald Trump haya llegado hasta una clase de sexto de Primaria, pero el caso es que me inquieta y me fascina a la vez: ¿cuánto tiempo han tenido esos niños para asimilar ese rumor? ¿Una hora y media, dos horas como mucho? Ha tenido que ser entre el momento de levantarse de la cama hasta el de pisar el patio del colegio a las nueve de la mañana. El canal, presumiblemente, la radio del coche o la conversación entre sus padres, tal vez la televisión mientras desayunaban. Pero no ha hecho falta más: ahí estaba, precocinada, la información del día, el canutazo que les ha hecho sentir que algo extraordinario acababa de ocurrir. Sigue leyendo “Creo que mi vecino es Donald Trump”

Europe’s living a celebration

A Europa no le salen las cuentas. A nosotros, europeos sin ser(lo), tampoco. Contamos uno a uno los miles de refugiados que llegan a las costas de la fortaleza y contamos después, multiplicándolos por mil, los refugiados de carne y hueso que nuestra retina y nuestra imaginación (mucho más la segunda que la primera) ponen ante nosotros, adobando esa panorámica con miedos más antiguos que la más antigua de las guerras, como si de Siria (pero no solo de Siria) brotaran monstruos de cien cabezas en lugar de seres humanos. La mayoría de los europeos solo ha tenido un contacto mediático con esos demandantes de auxilio, pero uno diría que, a mayor lejanía, más y más profundos temores, o rencores, o simple imbecilidad en estado puro.

Hay que ser sumamente imbécil para invertir aunque solo sea cinco minutos en diseñar una pegatina proclamando que los refugiados no son bienvenidos. Saben que no exagero: ni un solo refugiado verá esa pegatina, y aunque por casualidad uno solo de ellos llegase a verla, no le cabría duda alguna de que se halla ante la obra de alguien con déficit de algo: claro que los refugiados no son bienvenidos, acaba de anunciarlo la UE a bombo y platillo, y es una realidad con la que conviven a diario cientos de miles de personas. Como si hiciese falta tu aportación, oh diseñador anónimo (más te vale que lo sigas siendo, si es que te importa un ápice lo que piensen de ti), a pesar de que en tu fuero interno creas estar capitaneando un ejército invisible de patriotas indignados ante la oleada invasora.

Desde luego, se trata de una guerra, pero en ella no participa ningún ejército invisible: este ejército porta armas, posee lanchas patrulleras, levanta vallas y afila concertinas. A uno no le apetece nada convertirse en recluta silencioso de esa tropa xenófoba, pero tampoco parece que estemos preparados para resistir a esa leva forzosa: a diferencia de lo que ocurre con nuestras batallas políticas locales, la línea del frente en esta guerra está demasiado lejos de nuestro alcance y no está previsto que seamos capaces de derribarla a fuerza de manifestaciones y concentraciones de apoyo a los refugiados. A no ser que tengamos en cuenta los muchos frentes invisibles que esta crisis ha trazado en el interior de nuestras ciudades y a lo largo y ancho de vecindarios aparentemente tranquilos: las órdenes de la UE no emanan de entidades abstractas sino de actos voluntarios, ejecutados por individuos cuya posición de poder les ha sido legada mediante pequeñas acciones a menudo cosméticas pero, aun así, legitimadoras de su proceder, como el voto masivo a partidos políticos en cuyo ideario figura simple y llanamente la exclusión del diferente. Otra guerra que estamos perdiendo: en las últimas elecciones europeas, hace casi dos años, así como en los últimos comicios celebrados en España, Francia, Hungría, Reino Unido o Dinamarca, las opciones conservadoras, cuando no abiertamente xenófobas, fueron las preferidas de la mayoría de los electores. Lejos de movilizarnos, esta coyuntura casi nos tranquiliza: nos da la sensación de que Europa sigue siendo europea, de que sigue existiendo un “nosotros” con el que identificarnos aunque sea desde una distancia crítica.

Todos esos votantes que legitiman con su gesto esa maquinaria de guerra contra el extranjero, ¿son absolutamente conscientes de las consecuencias de ese gesto? Nunca lo sabremos, pero cuesta creer que la imbecilidad de nuestro anónimo diseñador de pegatinas se halle tan extendida. A lo mejor, o a lo peor, es simple inconsciencia, o tal vez que uno vota con la mente no tan engrasada en lodos internacionales, solamente pringosa de fango político autóctono. Es comprensible, pero preocupante. Desde luego, aunque me cuesta imaginarme a mí mismo votando al PP (he sentido un temblor en la fuerza con solo pensarlo), no creo que al hacerlo me estuviese convirtiendo en una mula parda de esas que saludan estirando el brazo al más puro estilo Rafael Hernando. Aun así tendría que agradecer que alguien me llamara aparte y me recordara que me he puesto, tal vez sin darme cuenta, del lado de los imbéciles. Y que tengo que hacer algo para remediarlo.